Despliega el menú
Zaragoza

covid-19

El albergue de Zaragoza obligará a los nuevos usuarios a hacerse una prueba PCR

Tras 15 días cerrado al sufrir un brote, el recinto empezará este sábado a admitir personas sin hogar sin límite de estancia.

Durante el confinamiento, el pabellón de Tenerías se abrió para acoger a los transeúntes que no cabían en el albergue. En mayo, estos volvieron al centro de la calle de Alonso V.
Durante el confinamiento, el pabellón de Tenerías se abrió para acoger a los transeúntes que no cabían en el albergue. En mayo, estos volvieron al centro de la calle de Alonso V.
Miguel G. García/Ayuntamiento de Zaragoza

El albergue de Zaragoza supera su cuarentena. El centro municipal para personas sin hogar ha pasado 15 días blindado tras los casos de coronavirus que surgieron durante la última semana de julio. Finalmente fueron 4 los positivos, 3 usuarios y una trabajadora, aunque tres de ellos fueron asintomáticos. Superado este trance, el recinto se prepara para reabrir, con novedades, en principio durante el día de mañana.

Para empezar, los nuevos usuarios que quieran ingresar tendrán que someterse a una PCR. Al llegar, tendrán que pedir la prueba al centro de salud y, hasta que lleguen los resultados, se alojarán temporalmente en un espacio ‘encapsulado’, con un aislamiento casi total del resto. Si es negativa, entrarán al albergue como uno más; si la prueba sale positiva, el caso se derivará a uno de los centros abiertos en Zaragoza para los contagiados que no se pueden aislar.

Otra de las novedades del albergue es que admitirá estancias más largas. Normalmente se limitaban a 6 días, pero "ahora no hay límite", señala Charo Jiménez, su directora. Esto permitirá planificar mejor las estancias, controlar de manera más eficaz a los residentes, darles una atención más personalizada "y prepararlos para que salgan de aquí con algo, para que no tengan que volver otra vez a la calle", apunta Jiménez.

El centro va a limitar el horario de admisión de nuevos inquilinos de lunes a viernes, de 10.00 a 12.00. Los usuarios solo podrán salir del recinto por las mañanas, de 9.30 a 12.30, salvo necesidad justificada –algunos de ellos trabajan en el campo, por ejemplo–. El resto del tiempo deben permanecer en su interior, con mascarilla, distancia social, frecuente lavado de manos, sin juegos de mesa compartidos… "Al principio había que recordarles las cosas constantemente, ahora ya lo van haciendo mejor", apunta la directora del centro.

Estas dos últimas semanas, con el confinamiento obligatorio, han tenido un buen ‘entrenamiento’. Según señala Jiménez, han sido 15 días "duros" en el albergue. "Esto siempre se lleva mal, porque basta que no te dejen salir para que quieras hacer mil cosas", señala. No obstante, no ha habido que lamentar "ningún problema importante" en el centro, más allá de las quejas habituales.

Actualmente, el albergue cobija a 32 personas. La admisión está cerrada por obligación desde hace 15 días, por lo que las opciones de alojamiento para las personas sin hogar en Zaragoza se han reducido. Ahora la reapertura se hará al 50% de la capacidad por motivos de seguridad, lo que permitirá tener alojadas a una 50 personas, más los módulos familiares. 

Para ‘abrir hueco’ en estos tiempos complicados por la pandemia y la crisis económica, el Ayuntamiento ha habilitado varias viviendas sociales para usuarios que llevaban una buena trayectoria dentro del albergue. Aún así, desde este centro municipal observan que tras el confinamiento –cuando se habilitó el pabellón de Tenerías como espacio extra– "hay más gente en la calle".

Etiquetas
Comentarios