Despliega el menú
Zaragoza

mercado inmobiliario

La construcción de pisos en Zaragoza cae un 64% hasta niveles de la anterior crisis

Urbanismo concede 235 licencias de obra nueva en el primer semestre, que rompe la tendencia al alza.

Imagen de archivo de unas obras en Zaragoza.
Imagen de archivo de unas obras en Zaragoza.
Guillermo Mestre

El sector inmobiliario ha frenado en seco su lenta pero constante tendencia al alza de los últimos años por culpa de la pandemia de coronavirus. En la capital aragonesa, la construcción de obra nueva se ha hundido un 64% en el primer semestre de este 2020, ya que el Ayuntamiento apenas ha concedido 235 licencias para tal fin hasta junio, lo que devuelve a la ciudad a niveles de la anterior crisis económica. Por contra, la tramitación electrónica de los permisos para acometer reformas ha permitido que esta actividad incluso haya repuntado algo, según fuentes municipales, hasta superar las 400 peticiones.

Según los datos facilitados por el área de Urbanismo, el estado de alarma decretado por la pandemia supuso un duro golpe para las expectativas del sector, ya que en los meses de abril y mayo no se concedió ni una sola licencia, y en los de marzo y junio apenas se superó la veintena (27 y 21 respectivamente). Como consecuencia, el primer semestre se salda con una caída de los permisos del 64% (235 frente a los 654 del mismo periodo de 2019).

Se corta así una tendencia al alza que incluso se notó en los primeros meses de este 2020. En enero se tramitaron 96 licencias de obra nueva libre (frente a las 86 del mismo mes de 2019) y en febrero otras 91 (frente a 63). De hecho, en los últimos años la ciudad había recuperado el pulso inmobiliario, después de tocar fondo en 2014, cuando solo se concedieron 525 permisos, de los que además 135 fueron de VPO. A partir de entonces, el Consistorio dio luz verde a 1.040 viviendas en 2015, y la curva creció hasta rozar los dos millares el año pasado.

La serie histórica

En cualquier caso, estas cifras siguen muy lejos de los años previos al estallido de la burbuja inmobiliaria, en los que se disparó el número de licencias al calor de los desarrollos de vivienda puestos en marcha con el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU): 6.389 en 2002, 4.806 en 2003, 5.495 en 2004 y 5.019 en 2005. En el año 2006 se batieron todos los récords gracias a las VPO de Valdespartera (8.940 pisos) y en 2007 y 2008 se mantuvieron cifras elevadas: 5.737 y 4.036, respectivamente.

Pero a partir de ese momento la actividad se desplomó: 3.150 viviendas en 2009, 1.975 en 2010, 1.112 en 2011, 759 en 2012 y 1.124 en 2013. La serie culminó con el batacazo de 2014, con las mencionadas 525 licencias.

Por otro lado, desde el Ayuntamiento confirman que la pandemia ha provocado un mayor número de pequeñas reformas en las viviendas y locales de la ciudad. «Estas licencias se resuelven electrónicamente y la actividad no se ha detenido, incluso ha aumentado durante el confinamiento», detallan fuentes de Urbanismo. Hasta el mes de junio se han concedido 401 permisos de este tipo.

Etiquetas
Comentarios