Despliega el menú
Zaragoza

tribunales

Condenado un hombre de 40 años por saltarse la orden que le prohíbe acercarse a sus padres en Zaragoza

El acusado, que tiene 28 antecedentes policiales y está en prisión por esta causa, deberá cumplir un año de cárcel.

Los accesos a la Ciudad de la Justicia de Zaragoza estaban ayer prácticamente desiertos.
Accesos a la Ciudad de la Justicia de Zaragoza..
José Miguel Marco

Un hombre de 40 años que fue detenido e ingresado en prisión el pasado 21 de abril por incumplir la orden que le prohibía acercarse a casa de sus padres –y también por saltarse el confinamiento– seguirá en la cárcel tras haber sido condenado por un delito de quebrantamiento de condena.

No era la primera vez que el acusado, David B. L., incumplía las medidas judiciales que le impiden aproximarse a sus progenitores, por esa razón la juez considera que concurre la agravante de reincidencia y no solo lo ha condenado ahora a un año de cárcel sino que ha prorrogado la prisión provisional –al menos durante seis meses, la mitad de la pena– hasta que la sentencia sea firme.

El fallo recoge que el acusado tenía pleno conocimiento de la vigencia de la prohibición –dictada el 24 de marzo por el juzgado– de comunicarse o aproximarse a menos de 100 metros del domicilio o centro de trabajo de sus padres y de las consecuencias de su incumplimiento. Esa había sido la última vez que había intentado que le diesen dinero. Su progenitor, de unos 70 años, tiene problemas de salud y su madre, de similar edad, cuida de él y los dos tienen miedo de su hijo, puesto que les ha amenazado más de una vez cuando no le dan lo que les pide.

Aun así, el 21 de abril, sobre las 15.00, acudió a su vivienda y comenzó a aporrear la puerta. En otras ocasiones también había ido para que le dieran comida, pero en esta ocasión notaron que su comportamiento era más agresivo de lo habitual y decidieron pedir ayuda a la Policía.

La patrulla que se acercó al lugar interceptó a David B. L. en las inmediaciones del domicilio y lo detuvo. Tras ser puesto a disposición judicial, la magistrado de guardia ordenó su ingreso en prisión debido a su reiterada conducta delictiva. De hecho, esta persona ha sido detenida en otras 28 ocasiones, las cinco últimas entre enero y marzo de 2020 por delitos de resistencia o desobediencia, quebrantamiento de pena, malos tratos físicos, amenazas y coacciones. Igualmente, fue condenado en 2015 y en 2016 por sendos delitos de quebrantamiento de condena.

Durante el juicio oral, su abogada, Carmen Sánchez, pidió su absolución aunque la titular del Juzgado de lo Penal número 9, que entiende de casos de violencia de género y familiar, ha considerado proporcionada la petición de la Fiscalía y lo ha condenado a un año de cárcel. La sentencia puede ser recurrida.

David B. L., cuando fue detenido, también fue propuesto para sanción por incumplir el confinamiento que en esos momentos imponía a la población el real decreto de estado de alarma por la pandemia de coronavirus. Las multas previstas iban desde los 100 euros a los tres meses de prisión, en función de la gravedad de la conducta del infractor. 

Etiquetas
Comentarios