Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Caminar con carrito o andador, tarea complicada en algunas calles de Santa Isabel

La ubicación de las farolas, en medio de las aceras, dificulta el tránsito a quienes caminan por las calles Gaspar Torrente y Julián Serrano Puértolas.

Las farolas en mitad de la acera dificultan la accesibilidad en la algunas zonas de Santa Isabe.
Las farolas en mitad de la acera dificultan la accesibilidad en la algunas zonas de Santa Isabe.
Heraldo

Aunque la accesibilidad se ha convertido en un criterio fundamental para cualquier Ayuntamiento a la hora de planificar obras y trabajos de renovación en las aceras, todavía hay zonas de la ciudad en las que caminar con soltura es una tarea complicada.

Ocurre, por ejemplo, en las calles Gaspar Torrente y Julián Serrano Puértolas, en el zaragozano barrio de Santa Isabel. En esta zona, conocida como El Espartidero, algunas farolas dificultan seriamente el tránsito de los peatones, especialmente de aquellos que sufren problemas de movilidad. Así lo ha denunciado una vecina de la zona con el objetivo de “dar un toque de atención” e intentar dar una solución a este problema.

En algunos tramos de las dos vías anteriormente mencionadas, las farolas están colocadas justo en medio de las aceras, que tienen poco más de un metro y medio de anchura. La residente que ha denunciado la situación convive con su madre, y cuando salen a pasear tienen que hacerlo por esa zona. “Mi madre tiene una movilidad muy reducida y no puedo caminar con ella más lejos. Va con un andador y tan apenas puede pasar por allí”, lamenta esta vecina.

Lo mismo les ocurre a quienes llevan un carro de la compra, un carrito de bebé o una silla de ruedas. “Podrían haberlas puesto más orilladas. Así habrían dejado mucho más espacio de acera”, comenta esta vecina.

Lo cierto es que las farolas llevan allí desde que se urbanizó la zona, aunque tal y como reconoce la residente, son detalles en los que uno solo se fija cuando le afectan en primera persona. “Hasta que no te toca una cosa de estas no lo aprecias ni le das importancia. Tu paseas, te bajas de la acera y ya está, pero cuando tienes a tu cargo a una persona impedida realmente se hace complicado”, afirma.

Las farolas en algunas aceras dificultan el acceso.
Las farolas en algunas aceras dificultan el acceso.
Heraldo

Tras haber estudiado la situación, fuentes municipales reconocen que la solución a este problema “no es sencilla”. Al parecer, la única alternativa pasaría por realizar una ampliación de las aceras, lo que conllevaría la disminución del ancho de la calzada, que en el caso de la calle Gaspar Torrente es de dos carriles.

El Ayuntamiento asegura que, en estos momentos, no hay espacio para mover las farolas, ya que no se pueden acercar más a las fachadas ni tampoco a la calzada por la seguridad del tráfico. “Supondría una remodelación integral de la calle. No estamos hablando de una solución sencilla, porque no solo atañería al área de Infraestructuras, sino también a la de Movilidad”, explican.

No obstante, en las últimas semanas sí se han llevado a cabo otras obras para mejorar la accesibilidad en otras zonas de la ciudad. Un ejemplo de ello son los trabajos iniciados a comienzos del mes de junio para renovar el pavimento de la plataforma única de César Augusto. Unas obras, según explicó el Ayuntamiento de Zaragoza en una nota de prensa, en sintonía con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU para el horizonte del año 2030.

Hace unas semanas también se intervino en la plaza Emperador Carlos V, renovando la acera y la calzada del tramo que discurre entre el paseo de Fernando el Católico y Pedro Cerbuna.

En cuanto al problema de Santa Isabel, desde la Asociación de Vecinos Gaspar Torrente aseguran no tener constancia de este asunto ni haber recibido ninguna queja al respecto. “Hasta ahora, no se nos ha comunicado nada al respecto”, afirma José Carlos Faro, presidente del colectivo. Con todo, animan a los vecinos a acudir a la asociación o interponer quejas en la web de sugerencias del Ayuntamiento para dar parte de este tipo de incidencias.

Desde la entidad, comentan que otras zonas del barrio sí que han presentado problemas en sus aceras, como la avenida de Los Estudiantes. Sin embargo, estas fueron reparadas el pasado mes de febrero. “Fue una buena obra. Fueron muchos metros de intervención, porque las raíces de los árboles habían levantado las baldosas”, concluye Faro.

Etiquetas
Comentarios