Despliega el menú
Zaragoza

La Obra Social del Carmen de Zaragoza sirve cada día unas 250 comidas, 80 más que antes de la crisis

"En la parroquia siempre nuestro punto de atención han sido las personas que están en riesgo de exclusión social o en situación de pobreza y, en estos momentos tan difíciles, seguimos trabajando con ellos", explica el coordinador.

Comedor de la obra social del Carmen
Comedor de la Parroquia del Carmen de Zaragoza, imagen de archivo.
Francisco Jiménez

La Obra Social de la Parroquia Nuestra señora del Carmen de Zaragoza está sirviendo desde que empezó la crisis sanitaria, una media de 250 comidas diarias, frente a las 170 del año pasado. Algunas se entregan en el propio comedor parroquial, pero la mayoría se dan a través de táperes y cubiertos desechables y junto con una botella de agua en una bolsa.

La citada obra social cuenta con muchos proyectos centrados en las personas, pero "sobre todo en aquellas que no tienen hogar y, durante estos días de confinamiento, no pueden quedarse en casa", ha explicado el coordinador de la Obra Social del Carmen, Antonio de la Vega, en declaraciones a Europa Press.

"En la parroquia siempre nuestro punto de atención han sido las personas que están en riesgo de exclusión social o en situación de pobreza y, en estos momentos tan difíciles, seguimos trabajando con ellos". Así, han procurado darle continuidad a los proyectos que tienen en marcha, trabajando de forma distinta para evitar la propagación del coronavirus pero sin interrumpir los servicios.

"La situación sanitaria actual repercute en las personas de muy distinta manera. Hay algunas que no se pueden quedar en casa porque viven en la calle. A estas personas, así como aquellas que tenemos acogidas en nuestros alojamientos, 95 en estos momentos, son nuestro foco de atención desde el comienzo de esta pandemia del coronavirus".

La Obra Social El Carmen se ha adaptado a las circunstancias actuales desde el primer momento, cumpliendo a rajatabla los normas estipuladas, pero sin dejar desamparadas a las personas destinatarias de sus proyectos y sin dejar de dar servicio día alguno. Todos ellos siguen "vivos", aunque adaptados al momento.

"Estamos también pendientes de lo que va aconteciendo cada día, trabajamos en equipo con otras entidades formando la plataforma de personas sin hogar y estamos siempre trabajando en equipo". De esta forma, entra las iniciativas que hay en marcha están gestionando iniciativas como la de conseguir acceso a internet para que los jóvenes que tienen alojados puedan tener apoyo escolar.

Uno de los proyectos más visibles, el Comedor, ha necesitado modificar algunas de sus pautas de actuación. Dado que las personas voluntarias que obraban en el comedor son de riesgo por su edad, ha habido que optar por contratar a una empresa que cocina en las instalaciones.

También hemos cambiado la forma de dar las comidas, usando táperes, cubiertos desechables, y se ha determinado que utilicen el comedor únicamente aquellas personas que no tienen techo donde comer. En este punto, Antonio de la Vega ha hecho un llamamiento a empresas o particulares que puedan hacer donaciones, para paliar los costes del material desechable que necesitan.

Además de las medidas higiénicas extraordinarias, la Obra Social del Carmen ha dispuesto a los usuarios del comedor sólo a un lado de cada mesa y muy distanciados entre sí. En el comedor de 120 personas, únicamente comen, hoy, simultáneamente, unas 20.

El número de comidas de media el año pasado ha sido de cerca de 170, y actualmente es de más de 250 comidas diarias. Un equipo de voluntarios dispone las comidas preparadas -botella de agua incluida- en táper y bolsa, con cubierto desechable. Además de las que se sirven en el propio Comedor parroquial, otras están destinadas a Cruz Roja -unas 20 diarias- para personas que aún permanecen en la calle.

En el comedor se realiza todas las semanas una desinfección que también se ha hecho en la Casa de Acogida de Hombre a cargo de la Obra Social. Además la Unidad Militar de Emergencias (UME) la ha realizado en Casa Abierta a la vez que en el Albergue.

Así, la Obra Social continúa dando total sustento, apoyo y acompañamiento a las 95 personas que tiene acogidas en sus alojamientos.

"Estamos trabajando en equipo con el Ayuntamiento de Zaragoza para que estas lecciones aprendidas que estamos teniendo no las echemos en saco roto sino que las aprendamos para que en el caso en el que puedan suceder situaciones similares estemos preparados", ha detallado De la Vega.

Además, ha subrayado que, también junto al Consistorio, esta entidad está trabajando en "lo que va a ocurrir el día de después con todas estas personas que hemos conseguido sacar de la calle".

El coordinador ha evidenciado que están atendiendo a más gente, sobre todo porque hay ciudadanos que están en procesos de despidos o de expedientes de regulación de empleo (ERTE) pero que todavía no les ha llegado el dinero por parte del Estado.

"Estas situaciones nuevas exigen buscar nuevos recursos, nuevas formas de afrontarlas y ahí estamos, por ejemplo, en el centro de rehabilitación de alcohólicos que tenemos, toda la terapia la estamos dando por videoconferencias", ha detallado.

Por otra parte, Antonio de la Vega ha agradecido toda la ayuda que están recibiendo y que están prestando sus voluntarios. De hecho, ha mencionado que han recibido más de 2.500 mascarillas de tela y también han recibido pantallas de protección. "Es increíble la generosidad de la gente", ha apostillado.

Etiquetas
Comentarios