Despliega el menú
Zaragoza

coronavirus

El coche ya no sigue siendo el rey en Zaragoza

En tiempos de coronavirus, el vehículo privado representa menos de la mitad del tráfico total. Los movimientos por la ciudad cayeron la semana pasada un 71% y el transporte público, un 95% el domingo.

El paseo de Sagasta, sin apenas tráfico durante el pasado domingo.
El paseo de Sagasta, sin apenas tráfico durante el pasado domingo.
Oliver Duch

Zaragoza, como el resto de municipios bajo el estado de alarma, ha bajado su ritmo vital hasta mínimos históricos. Hay menos gente por la calle, menos circulación en las calzadas, menos ruido… El descenso es muy notable en el tránsito de vehículos privados. El transporte público sigue funcionando (aunque desde este lunes con peores frecuencias) y los vehículos policiales o de ambulancias también, pero el coche particular se ha quedado mayoritariamente aparcado, según observan desde el Ayuntamiento de la capital aragonesa. Y más, con la paralización de los sectores no esenciales que se aplica desde esta semana.

Pero ya durante los días anteriores la caída fue muy importante. Según los datos de Movilidad, los desplazamientos por la ciudad se desplomaron la semana pasada un 71% con respecto a los primeros días del mes. Si habitualmente las estaciones detectan diariamente entre 610.000 y 650.000 desplazamientos cada jornada, durante la semana pasada apenas se registraron 190.000. Se trata de un descenso mayor del que ya se detectó la semana del 16 de marzo, la primera con el estado de alarma en vigor (-64,3%).

Además, los técnicos han sondeado qué tipos de vehículos circulan por Zaragoza. Y han concluido que el vehículo privado solo representa el 50%, ya que el resto son transportes de mercancías (20%), taxis (15%), autobuses (10%) y vehículos de servicios de emergencias o policiales (5%). Hay que tener en cuenta que la semana pasada había menos restricciones laborales que esta, por lo que es de esperar que el vehículo privado siga a la baja esta semana.

Por las grandes arterias de Zaragoza es evidente la reducción del vehículo privado. En algunos momentos, la calzada queda reservada casi en exclusiva a los taxis y los autobuses. Y eso que los primeros también han tenido que reducir drásticamente su servicio. Pueden salir a buscar clientes 888 taxistas entre semana, pero en la práctica lo hacen menos de 400, ya que el trabajo es prácticamente nulo, si se compara con un día normal.

Todo en una ciudad en el que el peatón domina la movilidad (el 45% de los desplazamientos en Zaragoza se hacen a pie), pero en el que dentro de la calzada el coche es el rey, por encima del transporte público. Según la encuesta que realizó el Ayuntamiento antes de la elaboración del último Plan de Movilidad Sostenible, los principales motivos para usar el vehículo privado son el trabajo (47%) y los estudios (13%). Con las clases suspendidas y la mayor parte de la actividad laboral detenida, el descenso en el tráfico es inevitable.

Con menos coches circulando por la calle, más sitios para aparcar disponibles, al menos en el centro. Los problemas para aparcar ahora son inexistentes, y eso que no hay que pagar zona azul. En los barrios tradicionales, el movimiento no se nota tanto, especialmente en las zonas en las que no hay demasiados garajes comunitarios.

La caída en el tráfico es evidente en el centro de la ciudad y en los barrios, pero también en las vías de entrada y salida. Según los datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), el pasado domingo bajó el tráfico un 77% en las entradas y un 85% en las salidas de Zaragoza con respecto a un domingo de febrero. Se trata de un porcentaje algo inferior a la media de las grandes ciudades españolas, en las que la reducción fue del 87%. Llama la atención la escasa reducción (38%) del tráfico en la A-2 dirección Madrid.

El tranvía estrenó este lunes las composiciones dobles para facilitar la separación entre viajeros.
El tranvía estrenó este lunes las composiciones dobles para facilitar la separación entre viajeros.
Guillermo Mestre

Mientras tanto, la caída en el uso del transporte público es cada día más grande. Si durante la semana pasada se registraron descensos de entorno al 90% con respecto a una semana normal (lo que provocó los recortes de servicio que se empezaron a aplicar ayer), el domingo el fenómeno fue aún más extremo, ya que el tranvía registró un 94,9% menos de ocupación que un domingo normal, mientras que en el bus urbano el descenso fue del 95,3%.

Siga aquí la última hora del coronavirus en Zaragoza.

Apúntate a nuestro boletín y recibe en tu correo las últimas noticias, claves y datos sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios