Despliega el menú
Zaragoza

coronavirus

La contrata del bus en Zaragoza aplicará un ERTE de un día para cada trabajador

La concesionaria de la zona azul, Z+M, también presenta una regulación temporal de empleo para reducir costes.

El bus urbano y el tranvía adaptarán sus frecuencias en Zaragoza a partir del lunes
El bus urbano y el tranvía adaptarán sus frecuencias en Zaragoza a partir del lunes
Daniel Marcos

La concesionaria del bus urbano de Zaragoza, Avanza, y la del estacionamiento regulado, Z+M, han presentado sendos expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) para hacer frente a las consecuencias de la crisis sanitaria del coronavirus en la ciudad. Se trata de las dos primeras contratas municipales que recurren a esta herramienta para reducir costes salariales.

En el caso del bus urbano, el comité y la empresa han mantenido esta semana un proceso de negociación que acabó este viernes por la noche sin acuerdo. Avanza planteó un plan de flexibilidad para hacer frente a la reducción del servicio decretada por el gobierno PP-Cs, que recorta las frecuencias y los vehículos un 20% de media tras la caída de un 90% de la demanda.

Dicho plan contemplaba que cada trabajador recuperara un día a lo largo de este año o, en casos especiales, el que viene. El comité rechazó la propuesta y no planteó una alternativa, por lo que instó a la empresa a que tomara las medidas que considerara oportuno de manera unilateral. «Preferíamos haber aplicado nuestra propuesta, ahora la herramienta que nos queda es el ERTE», explicó el director de Avanza en Zaragoza, Guillermo Ríos.

En cualquier caso, el responsable de la compañía aseguró que la aplicación del expediente de regulación será «igual» que el plan de flexibilidad que habían diseñado, por lo que inicialmente supondría un día a cada trabajador a partir del lunes.

El presidente del comité de empresa, José Manuel Montañés, lamentó que Avanza «no ha dado explicaciones de cómo se va a aplicar». En su caso, como responsable del sindicato Sattra, se mostró partidario de negociar, «pero el resto se han negado», dijo, por lo que finalmente no presentaron una propuesta. Por su parte, Javier Anadón, del CUT, criticó que el plan de flexibilización planteado «se saltaba el convenio colectivo», por lo que fue rechazado.

Estacionamiento regulado

Por su parte, la concesionaria de la zona azul también ha planteado un ERTE para afrontar la paralización del servicio. Según fuentes del comité de empresa, tras recibir la comunicación del expediente de regulación, solicitaron sin éxito a Z+M poner en marcha una comisión negociadora. «Nos dijeron que no estaban obligados y que no había nada que negociar», explican. De hecho, los sindicatos aseguran que no conocen las implicaciones. «No sabemos ni cuántos trabajadores se verán afectados ni por cuanto tiempo», lamentaron. Por su parte, la dirección de la empresa declinó hacer comentarios a este periódico.

El estacionamiento regulado fue uno de los primeros servicios que se vio afectado por las pandemia en la capital aragonesa. El 13 de marzo, el Ayuntamiento suspendió la zona naranja, una medida que se hizo extensiva a la zona azul tres días después, ya con el confinamiento de la población decretado por el estado de alarma.

Etiquetas
Comentarios