Despliega el menú
Zaragoza

coronavirus

Empresas con 'licencia especial' para luchar contra el coronavirus

Una docena de establecimientos de Zaragoza, entre ellos una ferretería, una imprenta y varios talleres de vehículos, abastecen a los militares que se despliegan por Aragón.

Alberto Artigas, este martes, prepara uno de los encargos en el interior de la tienda.
Alberto Artigas, este martes, prepara uno de los encargos en el interior de la tienda.
Guillermo Mestre

La imagen de los efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) ataviados con monos blancos de protección y con mochilas extintoras repletas de una disolución de un 0,5% de hipoclorito sódico desinfectante se ha convertido en habitual en las calles de las localidades aragonesas y también en algunas residencias de mayores que cada vez más requieren su presencia durante esta crisis del coronavirus. Para que este despliegue pueda llevarse a cabo, una docena de empresas de Zaragoza cuentan con una 'licencia especial' para mantener una actividad que sirve de apoyo y abastecimiento al BIEM IV (Batallón de Intervención en Emergencias IV) y a otros colectivos que luchan contra la expansión del covid-19.

Una ferretería, una imprenta y varios talleres mecánicos y de repuestos se han convertido en "imprescindibles" para desarrollar una actividad frenética a contrarreloj que se augura primordial para frenar la pandemia. Aunque la mayoría de estos establecimientos podrían seguir abiertos con cierta normalidad, fuentes de la UME señalan que se ha preferido solicitar a la Delegación del Gobierno en Aragón que se garantice su apertura. "Son empresas con las que normalmente trabajamos y que necesitamos que nos sigan suministrando ahora que nuestras necesidades se multiplican", explican. Comercios que son un ejemplo más de que en esta cuarenta hay vida más allá de los supermercados y las grandes superficies.

Toldos multiusos, pulverizadores domésticos a mansalva, metros y metros de rollos de plástico y de celulosa industrial, delantales desechables y guantes de vinilo y látex (los que se pueden vender) son parte del género que Comercial Artigas ha facilitado en los últimos días a la UME. Se trata de una ferretería y droguería familiar que se ha ido adaptando a los tiempos en su local de la calle de Tenor Fleta a lo largo de sus ya cuatro décadas de historia. Los tres hermanos al frente al negocio, Miguel, Luis y Alberto Artigas, explican que el jueves de la semana pasada decidieron cerrar al público "por respeto y porque todos nos tenemos que involucrar con responsabilidad para solucionar esta crisis sanitaria". Con la persiana bajada, un cartel en la puerta avisa de que solo atienden a empresas y profesionales y remiten a una página web. Unas veces el cliente pasa a recogerlo y permanece en la tienda el menor tiempo posible. Otras, ellos, que son los únicos que siguen trabajando de la plantilla habitual, se encargan de transportarlo donde lo necesitan.

De 9.00 a 14.00 preparan los encargos de clientes habituales como el Ejército, la Academia General Militar y la Base Aérea de Zaragoza, además de fundaciones y centros de mayores. "No podemos dejar de prestar servicio a estos colectivos, unos nos están ayudando a todos en esta situación tan complicada y otros son personas que necesitan más que nunca que se les cuide", subraya Miguel. Estos días se han acercado al Hospital Militar para entregar parte del material que se ha utilizado para acondicionar el primer dispositivo móvil de recogida de muestras del virus sin bajar del coche y aplauden también la "vocación de servir a los demás" de estos miembros del Ejército.

Durante esta semana han tenido que acudir a una residencia de ancianos en la que les han medido la temperatura al entrar, "algo que impresiona", y en la que no se cruzaron con nadie "a excepción de las cocineras de lejos". También se han encontrado con peticiones curiosas, como las de un farmacéutico que se fabricaba sus propios monos de protección y necesitaba "bolsas de basura y un secador para sellar las costuras con el calor". El volumen de negocio ha bajado. De momento, cuentan, aún tienen margen de maniobra para encontrar lo que les piden, pero si la situación de estado de alarma se prolonga no descartan que empiece a escasear algún producto. Agradecen "la comprensión" de sus vecinos y de esas personas que solían pasarse habitualmente por su negocio.

Los talleres de reparación de todo tipo de vehículos y cambio de neumáticos son en estos días de cuarentena indispensables para el día a día tanto para el Ejército como para mucho personal que lucha en primera línea contra la pandemia. El decreto de estado de alarma obliga a que esté cerrada la parte comercial de venta, tanto de vehículos nuevos como de segunda mano. La Asociación de Talleres de Reparación de Vehículos de Zaragoza (Atarvez) aclaran que aunque estos establecimientos pueden continuar con su actividad desconocen cómo están funcionando los negocios. Para conocerlo están llevando a cabo una encuesta entre sus asociados, que también revelará el golpe económico que están sufriendo.

Siga las últimas noticias del coronavirus.

Apúntate a nuestro boletín y recibe en tu correo las últimas noticias, claves y datos sobre el coronavirus.

 

Etiquetas
Comentarios