Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Una niña de Cuarte llena de esperanza y color varios escaparates de la localidad

Varios establecimientos de la zona lucen en sus cristales los arcoiris realizados por Candela, y animan a más niños a enviarles sus dibujos para hacerles más llevadero el confinamiento.

La tintorería Pespuntes luce el arcoíris de Candela.
La tintorería Pespuntes luce el arcoíris de Candela.
Heraldo

Desde que comenzara el confinamiento la semana pasada, las iniciativas solidarias no han dejado de repetirse en todos los puntos de la provincia de Zaragoza. No solo los balcones de la capital se han transformado en improvisadas cabinas de dj o salas de bingo; los vecinos de los municipios cercanos también hacen todo lo que está en su mano para hacer más llevadero el aislamiento de los más pequeños.

Es lo que está ocurriendo en Cuarte de Huerva, donde una niña de 9 años llamada Candela ha comenzado a hacer ‘por encargo’ dibujos de arcoíris para que los comercios que permanecen abiertos durante estos días los cuelguen en sus escaparates. Pero Candela no es la única que puede participar en esta improvisada iniciativa, ya que los primeros establecimientos que se han sumado a esta propuesta animan a otros niños del pueblo a hacerles llegar sus dibujos.

“No era algo que estuviera preparado. Candela estaba colgando un cartel en el balcón y nos asomamos, la vimos y le dijimos que si nos hacía uno”, cuentan Marta y Merche, de la tintorería Pespuntes. Estos días, su servicio se considera de primera necesidad y por eso mantienen sus puertas abiertas, aunque aseguran que no está siendo nada fácil. “Lo estamos llevando mal. No entra nadie. Y eso que, como más o menos nos conocemos todos, hay quien se asoma simplemente a saludar”, señalan.

Un arcoíris de Candela.
Un arcoíris de Candela.
Heraldo

Por ello decidieron que colgar el dibujo de Candela sería una inyección de ánimo tanto para la pequeña como para ellas mismas, y están deseando que otros niños les envíen sus propios arcoíris, inspirados en los que elaboran los italianos con el lema ‘Tuto andrà benne’ (‘Todo irá bien’). De esta manera, recompensan el esfuerzo que están haciendo estos días quedándose en casa.

“Los niños son de los que peor lo pasan”, comentan desde Pespuntes. Marta y Merche también han reunido las fuerzas necesarias para conseguir un altavoz con el que hacer sonar a todo volumen lo que sin duda, se convertirá en uno de los himnos de esta cuarentena: ‘Resistiré’, del Dúo Dinámico.

Pilar Catalán, mamá de Candela, asegura estar sorprendida por el interés que han despertado los dibujos de su hija. “Es una manera de mantenerla entretenida y de dar ánimos a los demás vecinos. A ella le hace mucha ilusión”, comenta.

Esta joven pintora también ha recibido el ‘encargo’ de una frutería, y es probable que sus dibujos lleguen a muchos otros escaparates. “Hoy lo ha visto más gente y le han pedido más”, afirma su madre.

Candela compagina las manualidades y el dibujo con sus deberes, que lleva al día manteniendo sus horarios habituales. “Llevamos el horario de la escuela. Se levanta a la hora de ir al colegio y las dos nos ponemos a trabajar”, explica su madre.

“Los profesores también merecen un aplauso”

Para Rosa Cester, que regenta dos fruterías, la iniciativa de los dibujos “es una manera de tenerlos entretenidos estando todo el día en casa”. La frutera también agradece enormemente la labor de maestros y profesores que hacen que niños como Candela puedan continuar con sus tareas habituales y combatir el hastío. “Es necesario un aplauso para los profesores, que a ellos nadie los nombra. Gracias a ellos tienen deberes y clases y pueden estar entretenidos todas las mañanas”, dice.

Su local también luce uno de los coloridos arcoíris de Candela, y cree que este tipo de detalles son los que ayudan a los ciudadanos a no decaer. “Tenemos que estar con el ánimo alto”, añade.

Aunque no siempre es fácil. Cester ve con impotencia cómo algunos de sus clientes rompen a llorar cuando le cuentan que han tenido que despedir a sus empleados, o cómo los ancianos se emocionan cuando les llega la compra a casa. “Hay que animarse, porque la gente empieza a venir triste a comprar”, lamenta.

Reconoce que están siendo días “duros y caóticos”, pero con mensajes de esperanza como los de Candela nadie olvidará que, finalmente, todo irá bien.

Etiquetas
Comentarios