Despliega el menú
Zaragoza

sociedad

"Es admirable ver cómo luchan y animan las personas con discapacidad intelectual"

Berta Guerrero es la directora general de la Fundación Los Pueyos, dedicada a la integración de personas con discapacidad intelectual. El coronavirus también ha alterado las rutinas de la residencia y sus internos.

Berta (a la derecha) y el equipo de atención directa.
Berta (a la derecha) y el equipo de atención directa.
Heraldo

Estar estos días al frente de una residencia de personas con discapacidad intelectual no se antoja tarea sencilla...

No se trata de elogios, es nuestro trabajo, lo elegimos en su día y la vocación en el ‘tercer sector’ es inmensa. Tengo uno equipo formidable, que se ha volcado y está dándolo todo a pesar del miedo. Seguimos adelante de forma valiente porque en Los Pueyos nosotros somos una familia.

¿A cuántas personas están atendiendo y con qué medios?

Ahora mismo hay 47 personas con discapacidad intelectual en nuestra residencia porque sus familias han considerado que estarán mejor atendidos aquí. Los centros especiales de empleo siguen dando servicio de limpieza, cocina, lavandería, etc. Está siendo duro porque nos vemos desprovistos de muchas cosas y tenemos residentes con patologías de base y edad avanzada. Hace dos semanas empezamos a separar por grupos, restringir accesos y, el día de antes de la alarma, llamamos a las familias para que pensaran si querían sacar a sus allegados. Ahora hay alrededor de 50 profesionales en el centro y otras 15 personas en gestión indirecta, muchos teletrabajando. 

¿Los internos son conscientes de lo que está pasando?

Hicimos un taller formativo donde nuestras enfermeras les explicaron lo que era el coronavirus. Por suerte, nuestras instalaciones son grandes y con exteriores, así que sus rutinas, a pesar de las mascarillas y los guantes, son llevaderas. Es admirable ver cómo se adaptan y cómo demuestran su capacidad para minimizar lo negativo y magnificar lo positivo. Eso facilita mucho el empuje para todos nosotros. Estamos usando las nuevas tecnologías para mantener el contacto con las familias, fundamentalmente las videollamadas, que es lo más fácil para nosotros.

¿Tendrías algo que reivindicar estos días?

No es este el momento para cuestionar, pero cuando esto pase habrá que hacer un análisis autocrítico. Este es el punto de inflexión para reestablecer el orden natural de las cosas: no es posible que las profesiones que seguimos saliendo a la calle para cumplir con nuestra encomienda no estén valoradas y reconocidas como se merecen, desde los médicos y todo el personal sanitario hasta los limpiadores, lavanderos, transportistas, carteros…

Pero, ¿se sienten algo olvidados por las Administraciones?

Desde los centros de empleo seguimos manteniendo puestos de trabajo y dando los servicios esenciales. Ahora más que nunca se está demostrando la enorme capacidad que tenemos para afrontar situaciones críticas. Plataformas como Plena inclusión y Cermi están luchando para que tengamos las medidas necesarias, y es importante visibilizar a las personas con discapacidad intelectual, algo que puede llegar en cualquier momento de nuestras vidas y a cualquier edad, a pesar de lo que la gente cree.

Etiquetas
Comentarios