Despliega el menú
Zaragoza

música

Rrucculla: "Hago mi música con instrumentos que no existen en la vida real"

Izaskun González presenta el jueves en Etopia un espectáculo audiovisual de música electrónica que se ha ganado las loas incluso de ‘The New York Times’.

La joven Izaskun González, más conocida como Rrucculla, preparando una de sus sesiones.
La joven Izaskun González, más conocida como Rrucculla, preparando una de sus sesiones.
Heraldo

Afronta la música como si fuera un experimento y uno se imagina a un científico insuflando vida a una abominable criatura… ¿Cómo es su proceso creativo?

Es algo parecido a eso. Normalmente tengo la idea ya en la cabeza y voy componiendo todo desde ahí. A veces empiezo por melodías, otras por ritmos o solo sonidos. No tengo un método fijo para empezar canciones, pero sé cómo quiero que suene.

¿Se puede decir que hace música sin instrumentos?

Aunque no lo parezca, casi toda mi música está hecha con instrumentos más o menos tradicionales. La única excepción es que algunos de estos instrumentos –que al final son sintetizadores– me los he inventado con el ordenador ya que no existen como tal en la vida real.

¿Qué supone que le preste atención la todo influyente revista ‘Pitchfork’? Solo hay otra española cuyo trabajo hayan reseñado este año: Rosalía.

Ya solo que se hayan parado a escuchar mi música y hayan querido hablar de ella –teniendo en cuenta toda la que les llega desde todo el mundo– me parece una locura. Para mí es una opinión importante, plasma muy bien lo que yo quería decir con este álbum y, además, la crítica me ha servido para tener muchas más oportunidades de presentarlo en directo.

Ha actuado en festivales como el Primavera Sound, el Sónar, Nuits Sonores... ¿Cómo será el ‘show’ en Zaragoza?

Rara vez doy un concierto igual a otro. Siempre estoy haciendo arreglos o variaciones y con la batería suelo improvisar. También con el ordenador puedo meter ‘beats’ o ruidos que no estaban programados según convenga.

La actuación será en la nueva instalación multimedia 48 Cube. ¿Qué peso tiene lo audiovisual en su obra?

A veces pinto formas que luego trato de transformar en sonidos. También tengo interés por los pintores del expresionismo abstracto o el suprematismo.

Aunque generalmente se aplique a las artes plásticas, ¿cuánto de ‘collage’ tiene el género musical?

Yo diría que únicamente la técnica. En esta propuesta se juntan elementos digitales, alguna influencia de jazz, batería acústica tocada en directo... La forma de hacer mis canciones es ir tirando sonidos y ver qué pega.

¿Y cómo junta y empasta todas las fuentes de las que bebe? ¿Cuándo sabe que la canción está acabada?

Para que la canción esté acabada necesito sentir que me crea imágenes y hay movimiento dentro de ella. Si no pasa eso, todavía queda trabajo.

A pesar de trabajar entre ordenadores y pantallitas, ¿se considera una artesana?

El trabajo de composición es similar al de un artista que lo hace todo orgánico. Pero sí, diría que incluso me siento más artesana todavía. No es que alguien me dé un piano Steinway, lo toco y ya. Yo voy más al origen de todo eso, yo creo mis propios sonidos para después interpretar con ellos.

¿Uno puede aprenderse sus melodías o la gracia es que siempre le sorprenda un requiebro inesperado?

Me quedo sorprendida cuando veo a gente tarareando mis canciones en los conciertos. Buena parte de la gracia de este trabajo es meterme dentro de la cabeza de la gente y jugar con sus cerebros.

Toca la batería desde bien pequeña, ¿tiene algo de espiritual este instrumento?

Espiritual no sé. Pero creo que me convierto en alguien un poco mejor cuando la toco.

Estamos a las puertas de la Semana Santa, que en Aragón es 100% bombo y tambor. ¿Ha estado alguna vez en Calanda?

No, nunca he visto la ‘rompida’ de la hora, pero debe ser algo imponente. Tiene que ser muy guay para llevar la grabadora y pillar algún ‘sample’ de ahí.

Etiquetas
Comentarios