Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

La reforma de otros 450 metros de la avenida de Cataluña comenzará a finales de año

La actuación mejorará las dos aceras del tramo situado entre la Z-30 y el puente del ferrocarril.

Reforma de la avenida de Cataluña.
Reforma de la avenida de Cataluña.
Ayuntamiento de Zaragoza

El Ayuntamiento de Zaragoza quiere iniciar las obras de reforma de un nuevo tramo de la avenida de Cataluña antes de que acabe el año. En concreto, quiere actuar en la zona situada entre el tercer cinturón y el puente del ferrocarril, una infraestructura que va a requerir de cuatro millones de euros, de los que 400.000 euros figuran en el presupuesto de 2020. El Ayuntamiento cree que la obra, que se tendrá que compatibilizar con el tráfico rodado, podría estar acabada a finales de 2021 o principios de 2022.

El proyecto se suma a la pequeña actuación sobre 350 metros de una de aceras del tramo situado entre el puente del ferrocarril y la calle de Río Ara, que se estrenó en julio de 2018 (la otra acera quedó a expensas de los desarrollos de los suelos residenciales privados programados en la zona). Ahora se quiere actuar en las dos aceras, aunque con posterioridad los propietarios de los suelos situados junto a una de ellas (la situada al sur) tendrían que asumir el coste.

La reforma afectará también a las conducciones subterráneas de alcantarillado y abastecimiento. En concreto, se actuaría sobre una superficie de 21.600 metros cuadrados, de los que 12.500 corresponden a la calzada y 6.200 a las aceras, que incorporarían unos espacios ajardinados que ocuparán 2.900. Esta es al menos la previsión del proyecto, que está en redacción y que podría estar terminado en verano con el objetivo de licitar y adjudicar antes de que acabe el año.

El tramo tiene un total de 50 metros de anchura y se han previsto dos calzadas de dos carriles cada una, separadas por una mediana de dos metros. Se ha incorporado carril bici en los dos sentidos, una banda de aparcamiento y unas aceras de unos 9 metros con parterres ajardinados. En el anteproyecto se han previsto 67 farolas, 1.614 metros de tuberías de abastecimiento, otros 615 metros para conducciones de saneamiento, 17 papeleras o 28 bancos, entre otras cifras. Quedaría solo una cuestión pendiente: la construcción de una glorieta bajo el puente del ferrocarril, intervención que se acometería en el futuro. El proyecto prolonga hasta la altura del tercer cinturón el diseño del tramo inaugurado en 2018 entre Río Ara y el puente del ferrocarril.

A la espera de que los desarrollos residenciales de la zona completen la urbanización de la avenida, los distintos tramos en los que está dividida desde la factoría de Nurel hasta la Z-30 han tenido diversas actuaciones de mayor o menor calado. Todos han sido cedidos ya por Fomento, salvo el puente del Gállego, dado que antes de ser vía urbana fue la antigua carretera de Barcelona (N-II).

Entre Nurel y la rotonda del Espartidero ya actuó el Ministerio para arreglar el asfalto. Desde el barrio de Santa Isabel y el puente del Gállego, fuentes municipales explicaron que se ensancharon las aceras y se repusieron las zonas que estaban en mal estado. En el tramo entre el puente del Gállego y la calle de Río Ara, también fue Fomento el que arregló las aceras y lo reasfaltó antes de proceder a la cesión. Después está la actuación municipal sobre una de las dos aceras situadas entre Río Ara y el puente del ferrocarril, con una longitud de 350 metros. Quedará pendiente el puente sobre el Gállego, que precisa de una mejora general. La obra, que no tiene fecha, debe correr a cargo de Fomento. Cuando esté terminada, el Ayuntamiento recibiría el último tramo de la avenida de Cataluña.

"La avenida no puede esperar más. Llevamos 33 años así"

Los vecinos de la avenida de Cataluña aguardan noticias porque llevan muchos años esperando y las actuaciones puntuales que se han hecho son a su juicio insuficientes. Así lo cuenta Ramiro Gil, de la asociación de vecinos Ríos de Aragón-Avenida de Cataluña, que recuerda que el Ayuntamiento de Zaragoza "solo ha actuado en dos sextas partes" de la emblemática vía.

La próxima zona en la que el Ayuntamiento quiere actuar carece de carril bici, tiene unas aceras mínimas que se remontan a los años 70 y con un alumbrado muy deficiente. Incluso mantiene acequias en los descampados.

"La avenida no puede esperar más. Llevamos 33 años así", dice Ramiro Gil, que sostiene que  es necesario acometer las obras porque permitiría activar la construcción de viviendas. "Hay 10.200 viviendas y la mayoría son viviendas sociales. Y eso nos hace falta como el comer", dice el dirigente vecinal.

Lamenta que las partidas plurianuales que han ido presupuestando los gobiernos municipales no acaban de ejecutarse y teme que con los cuatro millones que se han previsto hasta 2023 pueda ocurrir lo mismo.

Recuerda por ejemplo que este año se deberían haber destinado 2,6 millones de euros, pero finalmente serán 400.000. "El nuevo gobierno, en lugar de hacer la obra, la deja para 2021. Esto, después de 33 años de abandono, nos ha sentado muy mal. La obra se está retrasando y el Ayuntamiento no ha puesto un duro", se queja Ramiro Gil.

Etiquetas
Comentarios