Despliega el menú
Zaragoza

Zaragoza

Más de tres horas para limpiar lo que los vándalos ensucian en cinco minutos

Dos técnicos de la unidad de restauración del Ayuntamiento de Zaragoza realizan labores de limpieza en el busto de Felipe Sanclemente situado en el paseo de la Independencia

En la mañana de este jueves dos técnicos de la unidad de restauración del Ayuntamiento de Zaragoza ataviados con batas blancas se afanaban, algodones y pinceles en mano, en limpiar de pintura el busto de bronce del ilustre zaragozano Felipe Sanclemente, situado en el paseo de la Independencia de Zaragoza. 

Esta escultura de bronce de Jesús Gazol fue instalada en la esquina de la calle Sanclemente con el paseo de la Independencia el pasado 25 de mayo de 2009. Desde hace días estaba "decorada" de morado y con el trabajo de toda la mañana se ha podido limpiar y dejar sin ningún defecto. "Ha quedado perfectamente limpia" ha dicho Pilar Pérez, técnico de restauración del consistorio zaragozano. Aunque para ello los dos técnicos han trabajado buena parte de la mañana de este jueves para retirar "lo que otros ensucian en menos de cinco minutos", han añadido mientras continuaban su trabajo.

La limpieza del busto de Felipe Sanclemente, en el paseo de la Independencia, llama mucho la atención a los paseantes del centro de Zaragoza. Los mofletes de este ilustre comerciante zaragozano, defensor de la ciudad durante los Sitios estaban teñidos de morado con "pintura al agua", según han explicado y su limpieza no ha sido muy laboriosa. "Es mucho más costoso quitar los grafitis de los pedestales acabados en piedra", han añadido.

Dos técnicos de la unidad de restauración del Ayuntamiento de Zaragoza realizan labores de limpieza en el busto de Felipe Sanclemente situado en el paseo de la Independencia
Dos técnicos de la unidad de restauración del Ayuntamiento de Zaragoza realizan labores de limpieza en el busto de Felipe Sanclemente situado en el paseo de la Independencia

Los técnicos de la unidad de restauración del Ayuntamiento de Zaragoza, cuya sede está en el antiguo Cuartel de Pontoneros son una auténtica brigada de limpieza de los monumentos de la ciudad y parte de su trabajo es recuperar los monumentos y dejarlos tal y como estaban antes de los actos vandálicos que, a veces, se ceban contra ellos. "Recibimos los avisos ciudadanos por distintas vías, entre otras la página web del consistorio o incluso nosotros vemos algún daño y acudimos a solucionarlo", explica Pilar. El caso es que en Zaragoza, trabajo desgraciadamente no les falta.

Etiquetas
Comentarios