Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Las bajas temporales de vehículos crecen un 47% en diez años por las ventas en el mercado negro

La DGT alerta de la retirada fraudulenta de coches para darles salida por piezas sin su obligada descontaminación.

Desguace de automóviles de los hermanos Ferrer.
Tráfico sospecha de que los denominados ‘coches zombis’ se venden por piezas o en el extranjero.
Laura Uranga

Las bajas temporales de vehículos se han disparado un 47% en la última década en Zaragoza y la Dirección General de Tráfico (DGT) sospecha que ha sido por una práctica fraudulenta. En concreto, el organismo estatal cree que muchos propietarios están utilizando esta herramienta –pensada para ahorrar los costes de mantenimiento del coche– para hacerlos desaparecer y exportarlos al extranjero o venderlos por piezas a través de desguaces. De esta forma, se estarían saltado el proceso de descontaminación, entre otros trámites obligatorios.

Son los denominados ‘coches zombies’ y han disparado las bajas temporales en la capital aragonesa. Según los registros de la DGT, en 2010 se retiraron provisionalmente 7.589 vehículos para evitar costes como la ITV, el seguro o el impuesto de circulación, mientras que el año pasado esa cifra ascendió hasta los 11.159. El fenómeno no es local. En el conjunto del país, prácticamente la mitad de los 700.000 que se retiran cada año son con carácter temporal. En 2004, apenas representaban el 5% del total.

Carta a los propietarios

Por ello, la Dirección General de Tráfico comenzó hace unos meses a remitir una carta a los propietarios de vehículos que están dados de baja de forma temporal para advertirles de que este trámite no debe ser utilizado para hacer desaparecer los coches. En concreto, desde la DGT recuerdan que para ello es necesario cumplir con un procedimiento reglado que incluye la baja definitiva y, sobre todo, la descontaminación controlada del vehículo en un centro autorizado de tratamiento.

"Parece claro que la figura de la baja temporal ampara transacciones al margen de la legalidad, y que algunos centros irregulares acogen estos vehículos para desguazar sin tener en cuenta la normativa europea de descontaminación y sin conocimiento del propietario del vehículo", explicó en su momento Susana Gómez, subdirectora adjunta de vehículos de la DGT.

En el garaje

En principio, la baja temporal se utiliza para dejar en suspenso un vehículo que va a ser objeto de un proceso de compraventa, o ante un robo, para ‘inutilizar’ el coche y evitar costes y responsabilidades derivadas mientras se intenta recuperar. En este caso, la baja suele ser comunicada a la DGT por los propios agentes de la Policía Nacional en el momento en que se formaliza la denuncia.

También se creó para aquellos conductores que, ante una situación de dificultad económica puntual, quieren ajustar los gastos familiares pero sin llegar a vender el coche, por lo que apuestan por aparcarlo hasta que lleguen tiempos mejores.

La solicitud de baja temporal se tramita de forma sencilla en las dependencias de Tráfico o a través de su página web. El trámite tiene un coste de 8,50 euros en concepto de tasa y el organismo estatal facilita un justificante de la retirada temporal. "Si existe algún precinto sobre el vehículo no es posible tramitar la baja", explican desde la DGT, donde también recuerdan que si un coche está dado de baja temporal no podrá circular y estará exento de pagar el impuesto municipal de circulación.

Este tipo de baja tiene un carácter temporal y no conlleva una fecha límite. De hecho, la medida se puede revertir o pasar a baja definitiva en el momento que el propietario desee. Eso sí, el conductor debe tener en cuenta que el coche no puede estar en la calle mientras está inhabilitado. "Cualquier vehículo estacionado en la vía pública debe estar con el seguro y la ITV en vigor, por lo que si se va a dar de baja temporal, se debe guardar en una propiedad privada", advierten desde Tráfico.

Etiquetas
Comentarios