Despliega el menú
Zaragoza

barrios de zaragoza

Los vecinos de Valdefierro advierten de carreras y excesos de velocidad en sus calles

La rotonda del final de la calle Tulipán de este barrio de Zaragoza es uno de los puntos en los que, según los residentes, más accidentes se producen.

La rotonda de Valdefierro, vista desde la calle Tulipán
La rotonda de Valdefierro, vista desde la calle Tulipán
Leyre Ruiz

Las carreras ilegales y los excesos de velocidad preocupan a los vecinos del zaragozano barrio de Valdefierro, que ven como, en muchas ocasiones, los conductores más imprudentes convierten sus calles en improvisados circuitos urbanos. Esta práctica, que no es nueva, ha provocado ya varios accidentes de tráfico en la zona.

Los residentes señalan que uno de los puntos más conflictivos es la rotonda que hay al final de la calle Tulipán, y piden soluciones para no tener que lamentar ningún daño personal. “Llevo viviendo aquí seis años, y es lo habitual. En esa rotonda ya he visto seis o siete accidentes gordos, de coches destrozados”, señala Cristian Esteban, vecino del barrio con vistas a la mencionada glorieta.

El problema, según Esteban, es que la rotonda está precedida por una recta de cerca de 300 metros, y los conductores llegan hasta ella a gran velocidad. “La gente se anima a pisar el acelerador y echar alguna carrera”, critica el residente, que asegura que pocos conductores respetan el límite de velocidad en esa zona.

Además, se trata de una rotonda de grandes dimensiones que da salida a las calles Centauro, Hydra, Vía Láctea y Capricornio, y que es bastante utilizada para entrar Valdefierro. “A pesar de ser un barrio pequeño, tiene bastante tráfico, ya que es una de sus principales entradas”, señala. Los vecinos que no entran por Los Enlaces ni por la carretera de Madrid, lo hacen por la avenida de Gómez Laguna, que desemboca en esta problemática rotonda.

Pero no solo los conductores de los turismos incumplen las normas viales, también lo hacen quienes van montados en vehículos de movilidad personal. “Este verano hemos visto a chavales con patinete haciendo la rotonda del revés. Si los conductores no hubieran ido bien concentrados, se podrían haber llevado a algún crío por delante”, comenta Esteban, que reclama una solución para no tener que lamentar ninguna tragedia.

“No queremos que se mate nadie. ¿Hasta que eso no pase no se actuará?”, se pregunta. Esteban, que ha hablado del asunto con muchos vecinos de la zona asegura que incluso se están planteando recoger firmas para dar visibilidad al problema. “Deberían poner badenes para que la gente tuviera que ir más despacio”, considera.

Carreras en verano y durante los fines de semana

Desde la Asociación de Vecinos Las Estrellas reconocen que las carreras ilegales son frecuentes en la zona, especialmente durante el verano y los fines de semana. “Por culpa de cuatro gamberros seguimos siendo un barrio sin ley”, lamenta Jesús Ribagorda, secretario del colectivo vecinal.

No obstante, Juliana Algaba, presidenta de la Asociación de Vecinos Aldebarán asegura no tener constancia de estos hechos, y considera que se trata de incidentes “puntuales”. “La Policía Local está por aquí continuamente”, señala.

El último incidente relacionado con las infracciones de tráfico se produjo el pasado 1 de enero por la mañana, cuando la Policía Local de Zaragoza interceptó a un conductor drogado y sin carnet tras haber colisionado con una farola al salir de la calzada mientras circulaba por la calle Tulipán.

Unos meses atrás, en julio, un conductor estampó su coche contra un edificio de la calle de Biel y fue investigado, junto a otro joven por un delito de conducción temeraria.

Este tipo de carreras también se registraban a menudo en el barrio Oliver, y fueron comunicadas en reiteradas ocasiones ante la Junta de Distrito. Para pacificar el tráfico de esa zona y reducir lo excesos de velocidad, el anterior equipo de Gobierno decidió instalar chicanes en Antonio Leyva, una de las vías más problemáticas.

Etiquetas
Comentarios