Despliega el menú
Zaragoza

sucesos

Dos implicados en una presunta carrera ilegal en Zaragoza dicen no conocerse de nada

Uno de ellos se estrelló contra la fachada de una casa de la calle de Biel en Valdefierro y el velocímetro se quedó parado marcando 80 km/h.

Accidente de tráfico en la calle Biel, en Valdefierro.
El accidente se produjo en la calle de Biel en Valdefierro.
Ayto. Zaragoza

Dos jóvenes que están siendo investigados por un delito de conducción temeraria negaron esta pasada semana ante el juez que entablaran una carrera a gran velocidad en Valdefierro el día que uno de ellos se estampó contra un edificio de la calle de Biel y aseguraron al juez que no se conocen de nada. 

También negaron que entablaran una carrera o tuvieran un pique de tráfico. Ambos aseguraron que ignoraban a la velocidad a la que circulaban, a pesar de los testimonios de los testigos del accidente y de que la aguja del velocímetro se quedó anclada en 80 km/h cuando se bloqueó tras la colisión en una vía limitada a 50 km/h y a 30 km/h en uno de sus tramos que estaba en obras.

El accidente se produjo el pasado 19 de julio. Poco antes de las 22.00, un Volskwagen modelo Scirocco, de 270 CV de potencia, conducido por Adrián B. E., de 24 años, se estrelló contra la fachada de una empresa de la calle Biel tras haber perdido el control de su turismo al rozar con un bordillo de la acera derecha. 

Nada más producirse la colisión, el conductor de una furgoneta que circulaba por allí se detuvo para ver cómo se encontraba el accidentado e inmediatamente detrás se paró un Mini, conducido por Diego G. A., de 26 años. Este dijo luego al juez que esa noche iba a buscar a su novia.

Los bomberos de Zaragoza tuvieron que rescatar a Adrián B. E., puesto que las puertas de su coche se habían quedado atascadas, no podía salir y tenía lesiones de pronóstico reservado. 

Cuando la Policía Local se presentó en la zona y habló con testigos, uno de ellos les contó que había coincidido con los dos turismos en un semáforo en la rotonda de Manuel Rodríguez Ayuso (antigua carretera de Madrid) y que al ponerse la luz en verde ambos salieron a gran velocidad y chirriando las ruedas hacia la calle Biel. Añadió que cuando llegaron a la parte alta de la mencionada vía observó que uno de los coches se había empotrado contra la fachada de una empresa.

Un hombre de 24 años resulta herido en un accidente en la calle Biel el viernes por la noche. A él y a otro conductor se les imputa un delito de conducción temeraria.

Igualmente, dos peatones que transitaban por la acera izquierda de la calle vieron cómo se aproximaban de frente dos vehículos a gran velocidad, seguido uno de otro y muy pegados entre sí –«como si estuvieran entablando competencia entre ellos»– y el primero, al llegar a un tramo curvo de la calzada, perdió el control por completo y golpeó con las ruedas un bordillo a escasos dos metros de distancia de donde se encontraban ellos, lo que les asustó pues creyeron que los iban a atropellar. 

Pero el vehículo continuó la marcha descontrolado a gran velocidad, cruzó al sentido contrario de la calzada y colisionó frontalmente contra la pared de la finca.

Los policías locales que elaboraron el atestado comprobaron que había marcas de raspazos de las llantas en el bordillo a lo largo de diez metros. Los dos jóvenes, representados por los abogados Marco Antonio Navarro y Beatriz Laguna, dieron negativo en las pruebas de alcoholemia y drogas y ahora están pendientes de juicio.

Etiquetas
Comentarios