Despliega el menú
Zaragoza

tráfico de drogas

Tres años de cárcel para un vecino de Alagón al que su hermano acusó de cultivar marihuana

El inculpado admitió los hechos, lo que le sirvió para que la Fiscalía rebajara en un año su petición de condena. Está acusado también de defraudar fluido eléctrico por importe de 21.473 euros. 

Varias de las plantas que la Guardia Civil halló en casa del detenido en Alagón.
Varias de las plantas que la Guardia Civil halló en casa del detenido en Alagón.
Guardia Civil

Óscar B. G. no tuvo más remedio que reconocer este lunes que las ocho plantas de gran tamaño de marihuana que la Guardia Civil encontró en su casa y los 176 planteles preparados para que crecieran otras tantas eran suyas y que su objetivo era traficar con ellas. 

A fin de cuentas, los agentes lo pillaron in fraganti después de que su hermano hubiera acudido al cuartel para contar que Óscar B. G. no solo cultivaba droga en una habitación de casa de su madre –y en la que él también vivía– sino que tenía pinchado del registro general el suministro eléctrico.

Ell acusado se sentó este lunes en el banquillo de la Audiencia Provincial de Zaragoza para responder de un delito de tráfico de drogas y otro de defraudación del fluido eléctrico. Óscar B. G. admitió que las plantas –que dieron un peso total de 510 gramos–; los 131 gramos de cogollos, los 41 gramos de resina de cannabis y los 38 gramos de anfetamina (‘speed’) que le ocuparon en un pequeño frigorífico eran suyos.

Lo que no reconoció fue que se suministrara la luz de manera ilegal y dijo que pagaba mensualmente la factura de la vivienda a través de la cuenta de su madre. 

Sin embargo, tanto la Fiscalía como el letrado de Endesa, Ignacio Burrull, mantuvieron su acusación y señalaron que, si bien era cierto que el consumo del piso se abonaba puntualmente, el acusado había hecho una doble derivación desde la caja general de protección hasta el interior de la vivienda mediante una manguera conectada a un enchufe. De esta forma, podía alimentar las diversas lámparas halógenas, ventiladores, el climatizador y el sistema de extracción de aire que le permitían sacar el cultivo adelante.

Óscar B. G. alegó en su defensa que era consumidor de droga desde los 14 años. Un médico ratificó su habituación a las drogas y la incapacitación que esto le producía. Por eso, su abogada, Carmen Sánchez, pido una atenuante de la pena. Pero respecto al delito de defraudación –por el que solicitan seis meses multa (1.440 euros) y una indemnización a Endesa con 21.473 euros– dijo que no sabía nada.

Por su parte, su hermano declaró que en esa casa –en la que había vivido con su madre hasta su fallecimiento en 2017–, él también residía."Pero solo iba a dormir", puntualizó. Añadió una vez vio "lo que había" en una habitación que su hermano –con quien no tiene relación– mantenía cerrada. Se refirió a que halló tierra por el suelo y presenció cómo sacaba de allí plantas. 

"Tuvimos varias discusiones y al final no me quedó otra que ir a la Guardia Civil", dijo."Es de suponer que se dedicaba a vender droga. Veía entrar a gente que no conocía de nada y allí fumaban", manifestó. La abogada insinuó que entre los dos hermanos había un enfrentamiento por cuestiones de herencia tras la muerte de su madre. 

Etiquetas
Comentarios