Despliega el menú
Zaragoza

juzgados zaragoza 

Absuelto el director de una bodega para el que pedían cárcel por copiar un diseño

Otra bodega de Cariñena se querelló contra él por las características de una botella vendida en el mercado alemán.

Viñedos de la Denominación de Origen Cariñena
Viñedos aragoneses
Heraldo.es

José Antonio Briz Sánchez, director general de Grandes Vinos y Viñedos S. A. ha sido absuelto de un delito contra la propiedad industrial que le atribuía otra empresa de Cariñena al entender que había copiado el diseño de una botella destinada al mercado alemán.

La que era titular del Juzgado de lo Penal número 3, Milagro Gil –ahora magistrada de la Audiencia Provincial de Zaragoza– considera que el acusado, que se enfrentaba a una pena de dos años de cárcel– no tuvo nada que ver en la confección de los distintivos y el formato de la botella, ni tampoco la bodega para la que trabaja.

La magistrada recoge como hechos probados que Mack & Shülhe es una empresa importadora alemana dedicada a buscar suministros de vino español para Rewe Group, mercantil que gestiona la cadena de supermercados Penny. 

Cada año, la empresa organiza subastas para seleccionar el producto que demanda su cliente y las bodegas españolas que están interesadas presentan sus caldos para una cata en botellas desnudas, sin distintivos y con un precio.

Mack & Shülhe y Rewe Group imponen a la empresa elegida las condiciones y características del producto de marca blanca para su comercialización en sus supermercados, de acuerdo con el gusto del consumidor alemán, y son ellas las que fijan el tamaño, forma de la botella, marca y etiquetado.

Con estos criterios, antes de 2012, vendieron vino de Bodegas Ignacio Marín, con denominación de origen Cariñena y haciendo indicar en cada botella «Castillo de Tornos, gran reserva», envuelta la botella en una malla, con encapsulado y etiqueta al gusto alemán.

En 2012, en la subasta organizada por Mack & Shülhe fue seleccionada Grandes Vinos y Viñedos S. A. y, al igual que con la anterior, las empresas germanas impusieron las características para su comercialización, las cuales eran prácticamente idénticas a las de Bodegas Ignacio Marín. En este caso se llamó «Castillo de Montearagón, gran reserva» para, según recoge la sentencia, fidelizar al consumidor alemán.

La juez explica que estos productos, tal y como declaró en el juicio el gerente de Mack & Shülhe, responden a lo que en Alemania denominan una misma categoría de vino español que llaman «gran reserva» y son todos de una misma marca blanca de la cadena de supermercados. En 2013, la subasta la ganó una bodega de Valdepeñas y la botella se vendió a 2,99 euros, como el año anterior.

Para la juez, en el juicio quedó acreditado que ni el acusado ni su empresa intervinieron en el diseño de las botellas, como defendían sus letrados José Luis Melguizo y Óscar Ruiz Galbe, y hasta la Fiscalía, que inicialmente solicitaba dos años y medio de prisión más el pago de las costas y una indemnización, y al final retiró la acusación y solo la mantuvo la querellante. 

Etiquetas
Comentarios