Despliega el menú
Zaragoza

ayuntamiento de zaragoza

El gobierno PP-Cs subirá cinco céntimos el billete de bus y dos el viaje en tarjeta para recaudar 950.000 euros más

Por el contrario, bajará el precio del abono mensual, que cuenta con 63.419 usuarios, de 42,95 a 40 euros. 

Un autobús urbano circula por el paseo de la Independencia.
Un autobús urbano circula por el paseo de la Independencia.
Guillermo Mestre

El Gobierno de Zaragoza ha aprobado este lunes la subida de 5 céntimos del billete sencillo de autobús y de 2 céntimos la tarjeta multiviaje con la que pretende aumentar hasta 950.000 euros la recaudación y mantener la subvención municipal del transporte público en el 50%. El precio del abono mensual se reducirá tres euros y se mantendrán congeladas las cuantías de los otros dos. El gobierno PP-Cs pretende con esto "garantizar la sostenibilidad" del servicio público de transporte de la ciudad.

Estas variaciones, que se harán efectivas a partir del 1 de febrero del próximo año 2020, suponen que el billete sencillo cueste 1,40 euros y el viaje con tarjeta ascienda a los 76 céntimos. El bono mensual, sin embargo, pasará de los 42,95 euros que cuesta actualmente a los 40. Así lo han anunciado la concejal de Hacienda, María Navarro, el responsable de Urbanismo, Víctor Serrano, y la titular de Servicios Públicos, Natalia Chueca, quien aseguró que el aumento de la recaudación revertirá en la mejora del propio transporte. "Es necesario actualizar las tarifas porque si no el servicio sería inviable", remarcó Chueca.

La actualización media supondrá un aumento del 1,68%. El hecho de incrementar el precio  del billete sencillo y no hacer lo mismo con los abonos responde, según indicó la concejal, a la necesidad de fomentar el uso del transporte público de manera regular. También se congela el precio de los abonos jóvenes mensuales y trimestrales.

Los precios se revisaron por última vez en el año 2013, cuando se produjo un incremento del 5,21% en todas las tarifas hasta alcanzar el precio actual. El año anterior, en 2012, el billete único había subido un 19% y los abonos y la tarjeta bus un 8,2%. Desde entonces las tasas habían permanecido sin alteraciones. Las tarifas se han actualizado de acuerdo a la variación anual del IPC, el mismo método que utiliza el Gobierno de Aragón para regular el precio del autobús interurbano. Desde 2013, este índice ha variado un 5,3% por lo que, remarcó Chueca, "la subida es inferior a la pérdida acumulada".

Viajes en 2018

En 2018 se realizaron, según fuentes municipales, un total de 119.237.404 viajes en los autobuses y tranvías de Zaragoza, de los que 46.754.212 se hicieron en bus utilizando la multitarjeta y 44.55.000 usando el billete sencillo. Con el abono mensual se hicieron 5.995.979 viajes en autobús, lo que corresponde al 5,02% del total. Los viajes utilizando la tarjeta y el billete sencillo, los medios que sufrirán la subida de precio, son el 42,94% del total.

Las previsiones del gobierno PP-Cs son de aumentar la recaudación hasta 950.000 euros para que la subvención municipal siga manteniéndose por debajo del 50%. En caso de no modificar el precio del transporte, y en base a los estudios realizados por los técnicos del Ayuntamiento, el déficit crecería y la subvención del Ayuntamiento se situaría por encima del 55%, algo, ha apuntado Chueca, "totalmente insostenible" y que no permitiría invertir en la mejora del propio servicio.

Según la concejal, el presupuesto municipal reservado al transporte se dispararía cada año, ya que el contrato con la empresa sí que tiene en cuenta la variación anual del IPC.

Pese a los cinco y dos céntimos más que pagarán por viaje los ciudadanos, Chueca ha remarcado que Zaragoza mantiene "una de las tarifas más bajas entre ciudades de tamaño similar". Por ejemplo, el billete sencillo subirá el año que viene 10 céntimos en Valladolid, Málaga y Sevilla, donde ahora mismo cuesta 1,50, 1,30 y 1,40 euros respectivamente.

La oposición, en contra

Esta decisión, que ya había sido anunciada aunque sin especificar cuál sería el aumento final, no ha sentado demasiado bien a los grupos de la oposición, que se han manifestado contra la subida del precio del transporte público.

Desde el grupo municipal del PSOE, la concejal Inés Ayala ha advertido de que a final de mes este incremento costará entre dos y tres euros más a los zaragozanos. Incidió, asimismo, en la "nula sensibilidad ambiental" que, a su juicio, revela con esto el gobierno de Zaragoza. 

Por su parte, Alberto Cubero, de ZEC, apuntó que la subida demuestra la "regresividad" que tiene el gobierno PP-Cs a la hora de encontrar los ingresos, ya que los usuarios del autobús forman parte de los sectores "más populares" de la ciudad, y significa "la apuesta por un modelo de movilidad altamente contaminante".

Etiquetas
Comentarios