Despliega el menú
Zaragoza

terrorismo

VII andada en memoria de las víctimas de la casa cuartel de Zaragoza

Con el lema "No os olvidamos" cientos de personas caminarán 19 kilómetros entre Casetas y la avenida de Cataluña en recuerdo de las once víctimas de la casa cuartel y de todas las del terrorismo. 

Cartel de la VII Andada "No os olvidamos"
Cartel de la VII Andada "No os olvidamos"
Heraldo

Hace siete años, seis amigos que cada año participaban en el homenaje a las once víctimas de la casa cuartel de la Guardia Civil de la avenida de Cataluña, asesinadas por la banda terrorista ETA el 11 de diciembre de 1987, decidieron que acompañar a los familiares en la misa en su memoria no era suficiente.

"Sempre nos quedaba una sensación de abandono. Por eso, nos planteamos organizar una andada en su recuerdo", cuenta Pedro Sánchez, guardia civil. Ese 2012 fueron los seis los que hicieron el recorrido entre el cuartel de Casetas, donde está destinado, y el parque de la Esperanza, donde se levantaba la casa cuartel. El año pasado ya fueron 800 las personas que los acompañaron.

La caminata, de 19 kilómetros, empezará a las 8.30 de este domingo, la asistencia es libre y quien lo desee puede incorporarse a ella en cualquier momento del recorrido por el eje del Ebro siguiendo el trazado del GR-99, atravesando Utebo, Monzalbarba, Alfocea y Juslibol hasta llegar a la avenida de Cataluña. "Esperamos que la crecida del río nos nos impida hacer la marcha", desea Pedro Sánchez. 

Han pasado 32 años desde aquel 11 de diciembre de 1987 en el que la banda terrorista ETA cometió su atentado más salvaje en Zaragoza. Once meses antes, el 30 de enero de ese año, habían hecho estallar un coche bomba al paso de un autobús militar por la iglesia de San Juan de los Panetes.

Los terroristas, al salir huyendo de la ciudad, pasaron por delante del cuartel de la Guardia Civil en la avenida de Cataluña y decidieron que ese sería su próximo objetivo en la capital aragonesa. El 11 de diciembre regresaron y colocaron un coche bomba que se cobró la vida de once personas -cinco de ellas niños y un adolescente- y causó una treintena de heridos.

Sobrevivientes de aquel atentado y familiares de las víctimas se congregan cada año en el monumento del Parque de la Esperanza para recordar los fallecidos en la masacre y a todas las personas que han sido golpeados por ETA y otros grupos terroristas.

Etiquetas
Comentarios