Nacional

'Infancia robada', una operación policial con el corazón en Zaragoza

El nombre del operativo que ha llevado a la detención de Josu Ternera está dedicada a los niños muertos en el atentado de la Casa Cuartel de la avenida de Cataluña.

Atentado contra la casa cuartel de Zaragoza en 1987.
Efe

El histórico dirigente de ETA Josu Ternera ha sido detenido este jueves en una localidad de los Alpes franceses, Sallanchez. Tras permanecer huido durante 17 años, José Antonio Urruticoetxea Bengoetxea está ya en manos de las autoridades galas.

La operación que ha llevado al arresto de Ternera, un trabajo conjunto de la Guardia Civil y el Servicio de Inteligencia Interior de Francia, ha sido bautizado como 'Infancia robada', un nombre que tiene mucho que ver con la capital aragonesa.

Con esa denominación, los agentes que han perseguido y localizado al etarra han querido homenajear a los niños asesinados por ETA, con una mención especial a los seis menores  que perdieron la vida en el atentado contra la casa cuartel de la avenida de Cataluña.

Aquel día, 11 de diciembre de 1987, ETA cometió el atentado más sangriento de cuantos ha llevado a cabo en Aragón, asesinando en la casa cuartel de Zaragoza a 11 personas, entre las que se encontraban cinco niñas y un adolescente de 17 años. Los ejecutores fueron los miembros del ‘comando Argala’, que estaba compuesto por Henri Parot, Jean Parot, Jacques Esnal y Frederic Haramboure. 

Actuaron bajo las órdenes directas de Francisco Múgica Garmendia, alias 'Pakito', José María Arregui Erostarbe, alias 'Fiti' o 'Fitipaldi', y el propio Josu Ternera.

La explosión del coche bomba se produjo a las 6.10 de la mañana, cuando casi todos en el cuartel aún dormían. Por eso, los niños murieron en sus propias camas, aplastados por los escombros que dejó la terrible explosión.

Ángel Alcaraz (de 17 años), Rocío Capilla (12 años), Silvia Pino (7 años), Silvia Ballarín (6 años) y las gemelas Miriam y Esther Barrera (3 años) fueron los menores fallecidos en aquel brutal ataque. 

Josu Ternera, el único de los tres jefes de ETA responsables del atentado que seguía en libertad, tendrá que responder ahora ante la Justicia por aquellas muertes.

Etiquetas
Comentarios