Despliega el menú
Zaragoza

barrios de zaragoza

Oliver y Miralbueno también ansían la ampliación de la línea 21

Los colectivos vecinales de ambos barrios de Zaragoza abogan por que la línea de servicio a quienes viven en Lagos de Millares, Lagos de Coronas y sus aledaños.

Oliver y Miralbueno también ansían la ampliación de la línea 21
Oliver y Miralbueno también ansían la ampliación de la línea 21
Heraldo.es

Creada en 1955, es la línea de autobús más antigua de la ciudad de Zaragoza. Y parece que también es la más deseada. La línea 21, que va desde el centro de salud del barrio Oliver hasta la plaza Mozart, en la margen izquierda, transporta a cerca de 400.000 viajeros al mes, y son muchos los colectivos vecinales que persiguen su ampliación.

Los del barrio Jesús llevan más de un lustro trabajando para que la línea llegue hasta el Paseo Longares, una zona que ha experimentado un gran crecimiento demográfico en los últimos meses. Pero no son los únicos: Oliver y Miralbueno también quieren que el 21 de servicio a los vecinos que viven en Ibón de Plan, Lagos de Millares, Lagos de Coronas y sus aledaños.

Los vecinos de Oliver llevan cerca de tres años demandando que la línea 21 se alargue unos metros para que llegue hasta la rotonda de Ibón de Plan, a la altura del Telepizza. “Nos gustaría que después del centro de salud siguiera como lo hace el 53, que girara por Antonio Leyva a la derecha, bajara hasta la rotonda y ahí tuviera el principio y el final de línea”, explica Antonio García-Moreno, presidente de la Asociación de Vecinos Oliver Centenario.

Una ampliación que supondría alargar la línea aproximadamente 400 metros y que, según el colectivo, beneficiaría a miles de vecinos de la zona. “Ahí viven cerca de 2.000 familias que tienen que tener un servicio público digno, porque pagan impuestos al igual que nosotros”, señala. La alternativa para quienes viven ahí y quieren ir hasta el centro de la ciudad es caminar hasta el centro de salud de Oliver o esperar al 53, subirse para una parada y bajar para hacer transbordo con el 21.

La reivindicación ha sido presentada en diferentes plenos de la Junta Municipal Oliver-Valdefierro por la asociación, y también por representantes políticos. De hecho, el 22 de junio de 2017, el vocal de CHA Ángel Montañés volvió a reclamar la prolongación de esta línea. La propuesta nunca ha sido rechazada directamente por los diferentes equipos de gobierno, aunque tampoco ha experimentado ningún avance. “Nunca nos han dicho que no, pero no se hace nada. Nos dormimos en los laureles con los estudios”, lamenta García-Moreno.

Por su parte, fuentes del Ayuntamiento de Zaragoza recuerdan que el Gobierno está trabajando en un nuevo Plan Director del Transporte Público de Zaragoza que implicará cambios en distintas líneas de bus urbano. “Deberá ser en el marco de esa reorganización del servicio donde deban contemplarse modificaciones tanto en esta línea como en el resto”, explican.

Además, el consistorio afirma que las decisiones sobre cambios en las líneas de autobús “hay que pensarlas desde un punto de vista de ciudad, ya que los buses no solo van a un barrio concreto, si no que pasan por otros distritos y es importante encontrar el equilibro en todas las acciones que se lleven a cabo”.

"Está bien que se apueste por el transporte público si es de calidad”

Miralbueno es otro de los barrios que pugna por poder hacer uso de la línea 21. Desde hace más de ocho años, este asunto forma parte de la larga lista de reivindicaciones de la Asociación de Vecinos San Lamberto.

Lo ideal, según Ricardo Berenguer, presidente del colectivo, sería que el recorrido se ampliase hasta el Camino del Pilón, “eje vital” del barrio. “Son unos 800 metros más. Es una cuestión de voluntad política”, señala.

Berenguer advierte de que el conjunto de la ciudad y Miralbueno, en particular, siguen creciendo y la movilidad es una cuestión que les preocupa. “Las necesidades aumentan y seguimos anclados en el siglo pasado teniendo que depender del vehículo privado, al que no paran de ponerle trabajas”, lamenta. Y es que, según el representante de la asociación, el transporte público “no es una alternativa” en el barrio. “A la línea 53 se le amputó el 50% del recorrido por el tranvía y de la noche a la mañana se nos prohibió el uso de la línea interurbana 604 de Garrapinillos”, explica.

Además, los tiempos de paso de la línea 52, que va desde Miralbueno hasta la Puerta del Carmen, siguen siendo insuficientes. “La frecuencia no es atractiva. Es de 13, 14 y hasta 17 minutos. Estamos de acuerdo con que se apueste por el transporte público, pero si es de calidad y actualizado”, concluye Berenguer.

No obstante, y para tranquilidad de los residentes de la zona, el consistorio insiste en que tanto Oliver como Miralbueno “están dentro de los barrios que se beneficiarán de la reorganización de la red en la que se va a trabajar a partir de ahora”.

Etiquetas
Comentarios