Despliega el menú
Zaragoza

sucesos en zaragoza

La juez deja libres a los radicales detenidos por dejar tuerto a un joven tras llamarle "facha"

La jueza no decretó prisión provisional para ninguno de los cinco arrestados, pese a que la agresión podría conllevar penas de entre 6 y 12 años. La víctima volvió a por el casco que había olvidado en un bar, momento en el que recibió una lluvia de botellas.

La madrugada del 3 de febrero se produjeron dos graves agresiones en el bar La Casa del Loco de Zaragoza.
La agresión se produjo la madrugada del pasado 20 de octubre a las puertas del bar La Casa del Loco, en la calle Mayor de Zaragoza.
Oliver Duch

La titular del Juzgado de Instrucción número 10 de Zaragoza, María José Bello, decidió este jueves dejar en libertad a los cinco jóvenes vinculados a movimientos de extrema izquierda a los que la Policía Nacional detuvo esta semana como presuntos autores del ataque que se produjo el pasado 20 de octubre a las puertas de un bar de la calle Mayor y dejó tuerto a un hombre que vestía una chaleco motero con una pequeña bandera de España. La Brigada de Información y el Grupo de Delitos Violentos, que han llevado las pesquisas de forma conjunta, están convencidos de que los arrestados fueron los responsables de la lluvia de botellas y objetos que impactó sobre la víctima, a la que llamaron «facha» y «nazi». Sin embargo, tras tomar declaración a los investigados y analizar el atestado de la Jefatura Superior de Policía, la jueza de guardia optó finalmente por dejarlos a todos en libertad provisional con cargos.

El ataque se produjo sobre las 00.30 a la salida de la discoteca La Casa del Loco, donde el agredido y varios amigos habían asistido a un concierto de la banda The Metheors. Según ha podido saber HERALDO, cuando ya había abandonado el establecimiento, la víctima se percató de que se había dejado allí el casco de la moto, por lo que regresó solo a buscarlo. Cuando estaba en la puerta contándole al portero lo que le había pasado, de forma repentina, comenzó a caer sobre ambos una lluvia de botellas de cristal, con tan mala suerte que una impactó en el rostro del motero.

Penas de cárcel de 6 a 12 años

Las botellas debían estar rotas, porque un vidrio se clavó en el ojo derecho de la víctima, causándole un corte profundo que obligó a trasladarlo de urgencia al hospital Clínico, donde fue operado y pasó varios días ingresado. Las lesiones sufridas fueron tan graves que ha perdido la visión de dicho ojo.

Cuando se produce la pérdida de un órgano principal, como es el caso, el artículo 149 del Código Penal castiga este tipo de agresiones con penas de entre 6 y 12 años de cárcel. Por ello, todo hacía prever que la jueza acordaría el ingreso en prisión provisional de todos a alguno de los detenidos. Hasta el momento, se desconoce si la Fiscalía había pedido o no cárcel para ellos, ya que en caso de no hacerlo la magistrada tampoco podía acordar esta excepcional medida cautelar.

La Policía tiene grabaciones

Al ver las graves consecuencias de su ataque, los autores se dieron rápidamente a la fuga. Las primeras patrullas en llegar al lugar de los hechos pudieron hablar con el herido antes de que fuera trasladado al Clínico y este les explicó que no sabía quiénes ni por qué le habían agredido, ya que no había mantenido ningún enfrentamiento ni discusión previa con nadie, ni dentro ni fuera del bar.

A la hora de investigar los hechos, la Policía ha contado con varias grabaciones de vídeo. De hecho, estas habrían servido para identificar a los arrestados.

Cabe recordar que aquel fin de semana comenzó con una tensa doble concentración en la plaza de España a favor y en contra de la independencia de Cataluña. Por un lado, se movilizaron unos 350 proindependentistas y por otro, unas 2.000 personas contrarias al ‘procés’. Los asistentes se intercambiaron gritos e insultos durante más de una hora.

Etiquetas
Comentarios