Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

La ampa del Zaragoza Sur vuelve a advertir del mal estado del entorno del colegio

Hace aproximadamente un año, las familias ya denunciaron el deterioro de las vallas que rodean el colegio y la falta de mantenimiento, y la situación sigue siendo la misma.

La ampa del colegio Zaragoza Sur, en el barrio de Rosales del Canal, ha advertido de nuevo del mal estado que presentan los aledaños del centro educativo. Las principales quejas de las familias tienen que ver con la acumulación de basura, la presencia de gatos y el deterioro de las vallas de obra que lo rodean.

Los padres y las madres de los niños escolarizados aseguran que no es una situación nueva, pero lamentan que nadie haya tomado cartas en el asunto. “No hay día que no tenga que meter alambres de las vallas hacia dentro”, señala Rubén Lafuente, vecino del barrio y miembro de la ampa. El cercado provisional, que se instaló hace cuatro años en la calle Antonio Vivaldi cuando comenzaron las obras del colegio, sigue en pie sin que nadie lo haya retirado y ya ha provocado algunos arañazos y enganchones en la ropa.

Tras salir en prensa a finales del año pasado, en el mes de febrero unas brigadas intervinieron en la zona para desbrozarla y acabar con las malas hierbas. Una solución “insuficiente” que no ha contentado a las familias que cada día llevan a sus hijos al colegio. “Se saneó y se quitaron los matorrales. No se eliminaron las vallas, pero por lo menos metieron algunos alambres que eran peligrosos para los niños. Lo dejaron aceptable, porque al menos estaba limpio”, señala Lafuente. No obstante, creen que de nada sirve lo que hicieron al no haber tenido un mantenimiento continuado. “Ha pasado menos de un año y ya hay arbustos que pueden medir tres metros”, añade este integrante de la ampa.

La Asociación de Madres y Padres de Alumnos ha comunicado la situación en diversas ocasiones al Ayuntamiento de Zaragoza, y también ha hecho llegar su preocupación a la DGA. Hace aproximadamente dos años, se reunieron con el por aquel entonces Secretario General Técnico de Educación del Gobierno de Aragón, Felipe Faci para tratar el tema pero, al parecer, los terrenos en mal estado pertenecen a la Junta de Compensación de Arcosur. “Nos dijeron que esta no tenía dinero, pero sí la obligación de mantenerlos en buen estado”, comenta Lafuente. El grupo municipal de Ciudadanos, por su parte, ha indicado que en las últimas semanas han visitado todos los centros educativos del Distrito Sur para conocer sus demandas e inquietudes.

Para tratar de hacerse oír, desde la ampa han instado a los padres a que también presenten sus quejas a título personal. Además, el colectivo celebra su reunión anual el próximo 21 de noviembre, y es posible que en ese encuentro se gesten otras movilizaciones. “Intentaremos promover alguna acción para darle visibilidad al problema", apunta Lafuente.

El colegio Zaragoza Sur, en el que están matriculados 465 niños, no está ubicado en Rosales del Canal, sino que la parcela forma parte del barrio de Arcosur. A pesar de ello, la gran mayoría de los pequeños escolarizados en el centro son de Rosales.

Gatos y conejos a las puertas del cole

Otro de los asuntos que más preocupa a las familias es la presencia de numerosos gatos en las inmediaciones del centro educativo. “Hay gente que viene de propio a alimentarlos”, lamentan desde la ampa. Por este motivo es fácil ver a diario recipientes de agua y comida en los terrenos contiguos al Zaragoza Sur.

La presencia de estos animales es tan molesta, según han denunciado las familias, que hace un tiempo el arenero del patio se tuvo que eliminar para evitar que los gatos entraran y se convirtiera en un foco de suciedad y excrementos.

El colegio ha tomado sus propias medidas para evitar, de algún modo, que la situación empeore. Se estableció que los restos de comida que sobraban del comedor no se tirara en los contenedores más cercanos y las bolsas se depositaran lo más selladas posible para evitar que alguien pudiera abrirlas y vaciarlas directamente.

La solución, según las familias, es que la limpieza sea más frecuente. Se conformarían con eso, aunque creen que lo mejor sería que el vallado desapareciera. “Hasta el día que decidan qué hacer con esto, que por lo menos lo saneen. Lo ideal, sería que se quitaran las vallas y lo asfaltaran. No pedimos jardines bonitos”, recalca Lafuente.

Etiquetas
Comentarios