Despliega el menú
Zaragoza

Fundación federico ozanam

La ola de solidaridad del Rastrillo Ozanam queda inaugurada

Tras el acto oficial, se han abierto las puertas y se han empezado a registrar las primeras compras.

La 33ª edición del Rastrillo Ozanam ha abierto sus puertas esta mañana y desde las 11.00 los clientes han podido acceder al recinto situado en la sala Multiusos del Auditorio y empezar a comprar todos los productos allí disponibles. La gente tenía ganas de que este día llegara y media hora antes, un numeroso grupo de personas ha empezado a hacer cola para ser los primeros en entrar. Antes de que ese momento se produjera ha tenido lugar la inauguración por parte de las autoridades. Al acto han acudido Fernando Galdámez, presidente de la Fundación Federico Ozanam, José Manuel Giménez, Secretario General técnico del Departamento de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón, Jorge Azcón, alcalde de Zaragoza, y Manuel Almor, en representación del Arzobispado de Zaragoza. El primero en tomar la palabra ha sido Galdámez, quien ha señalado que lo más importante de este Rastrillo es "invertir en solidaridad". "Después de divertirnos en el Pilar y antes de que llegue la Navidad hay que pensar en los que pasan necesidad", ha añadido haciendo referencia a las mayores, pero también a los niños sin escolarizar, los parados de larga duración o las mujeres maltratadas. Este año, sus expectativas estaban puestas en superar a la edición anterior y alcanzar los 650.000 euros de recaudación frente a los 613.000 del año pasado. 

El Rastrillo Ozanam ha abierto sus puertas este viernes en la sala Multiusos del Auditorio de Zaragoza y Heraldo TV les muestra algunos chollos que se pueden encontrar en él.

En el Rastrillo participan a 800 voluntarios que ayudan a que todo se desarrolle de la mejor manera posible. Aunque quizás sería más apropiado referirnos a voluntarias, como ha precisado Azcón. "Conozco este Rastrillo desde hace años y sé que las señoras y las chicas, con todo mi respeto para los hombres, son la clave del éxito, las que consiguen que acuda la gente y que compren", ha añadido el alcalde, que se ha mostrado muy orgulloso de participar en la inauguración de la que es la "feria solidaria más importante de Zaragoza". "Además, se compra muy bien y se pueden encontrar chollos, por eso la gente hace colas desde primera hora", ha aseverado.

Por parte de la DGA, Jiménez, ha señalado que el Gobierno de Aragón y la Fundación Ozanam comparten el "objetivo fundamental de ayudar a las personas que más lo necesiten". Así, y tras la bendición del Administrador Diocesano, Manuel Almor, se han abierto las puertas y se ha dado el pistoletazo de salida a la nueva edición.

Rastrillo Aragón de la Fundación Federico Ozanam
Rastrillo Aragón de la Fundación Federico Ozanam
Oliver Duch

Uno de los primeros en dar ejemplo y acercarse a los distintos stands para adquirir algún producto ha sido Azcón. Entre sus compras, boletos de lotería y algún adorno navideño para las fechas que se avecinan. Este era uno de los puestos que más atención han tenido en las primeras horas junto a los de ropa, donde la gente rebuscaba para poder encontrar su talla, o libros, aunque dando una vuelta se puede encontrar casi de todo. Guitarras, decoración para el hogar, alimentación, entre otras muchas opciones en la treintena de stands presentes. La afluencia ha sido satisfactoria en estos primeros momentos. "Hay mucha gente y siempre el primer día se forma una gran cola", ha aseverado María Rosa González, voluntaria en el puesto de ropa nueva. Este año cumplía 12 desarrollando esta labor y ha incidido en la idea de superar las marcas de la pasada edición.

Rastrillo Aragón de la Fundación Federico Ozanam
Rastrillo Aragón de la Fundación Federico Ozanam
Oliver Duch

Entre las más madrugadoras, se encontraban Montse Gallego y su madre, habituales todos los años, pero sin una idea fija de lo que querían adquirir. "Venimos por colaborar y ya lo que veamos compraremos", han señalado. Este año, como en la anterior edición, todo lo recaudado se destinará a completar la reforma de la residencia y centro de día Ozanam Santa Isabel, con capacidad para atender a cien residentes, y poner en marcha un servicio de estancias diurnas. La cita del año pasado ya permitió mejorar las instalaciones y reconvertir 800 metros cuadrados en dos grandes salas de estar, instalaciones para el personal, una sala de actividades y dos despachos médicos. Para conseguir este objetivo, el alcalde ha animado a todo el mundo a participar en una edición se prolongará hasta el 3 de noviembre.

Etiquetas
Comentarios