Despliega el menú
Zaragoza

movilidad

Parón en una de las redes más amplias de carril bici

La bicicleta sigue siendo la reina de la movilidad sostenible. Algunas vías ciclistas previstas para este año no se ejecutarán.

‘Atasco’ de bicicletas en el cruce de Gran Vía con Goya.
‘Atasco’ de bicicletas en el cruce de Gran Vía con Goya.
Guillermo Mestre

Zaragoza es la segunda ciudad con más kilómetros de carril bici. Casi 140 kilómetros que se extienden por buena parte de la ciudad, pero de forma un tanto desordenada –hay vías ciclistas de todo tipo y condición– y, en ocasiones, con un trazado interrumpido. Falta continuidad en la malla ciclista, pero además faltan carriles bici importantes en barrios que se encuentran aislados, como La Almozara y Torrero. La construcción de estos espacios para bicicletas (que ahora también lo son para patinetes) se ha detenido, después de que el gobierno municipal frustrara la ejecución de varios proyectos aprobados en los presupuestos participativos, con carriles bici para Cesáreo Alierta, Pablo Ruiz Picasso, Camino del Pilón, Fray Julián Garcés y Alonso V-Asalto. Los colectivos ciclistas temen que las partidas del próximo presupuesto para estas inversiones sean mínimas.

La Expo de 2008 supuso la explosión de este fenómeno con varios ingredientes: el sistema Bizi de alquiler de bicicletas y una enorme inversión en vías ciclistas que facilitó la circulación por la ciudad. La irrupción de la bicicleta llegó con entusiasmo por parte de los usuarios pero también con polémica. Tanto que en 2014 el asunto llegó hasta el Tribunal Supremo, con una sentencia que anulaba parte de la ordenanza municipal, especialmente en la parte que permitía la circulación de estos vehículos por las aceras.

Con el uso de la bicicleta privada ya consolidado, y tras la entrada en la ciudad de las empresas de movilidad compartida (ya hay dos), las dudas se centran ahora en el servicio Bizi. Su extensión quedó frustrada (también en los tribunales) y hay dudas sobre su continuidad en la ciudad. El contrato termina en 2023, y para entonces el equipo de gobierno deberá decidir si mantiene este proyecto o si lo retira para dejar espacio libre a las empresas de movilidad compartida, que no necesitan terminales para anclar sus vehículos.

Etiquetas
Comentarios