Despliega el menú
Zaragoza

sucesos

Un cómplice de la pareja de Pedrola estaba de permiso penitenciario durante el primer asalto

La Guardia Civil sigue con la búsqueda de un cuarto miembro de la banda cuya participación en el asesinato del vecino de Guecho no se descarta.

La mujer detenida por el asesinato del informático vasco, este sábado, cuando era trasladada al juzgado de guardia por la Guardia Civil.
La mujer detenida por el asesinato del informático vasco.
Oliver Duch

Uno de los cómplices de la pareja de Pedrola (Zaragoza) encarcelada por el asesinato de un informático de Getxo en una falsa cita sexual, se encontraba de permiso carcelario cuando la banda asaltó a su primera víctima, mientras la Guardia Civil sigue con la búsqueda de un cuarto miembro de la banda cuya participación en los hechos no se descarta.

Esta primera víctima era un rumano domiciliado en la Almunia de Doña Godina (Zaragoza), quien sufrió una brutal paliza en una emboscada similar. Así lo han asegurado fuentes jurídicas, que relacionan al sospechoso, de 41 años y natural de Barcelona, con el robo con violencia, detención ilegal y lesiones graves sufridas el pasado mes de julio por la primera de las víctimas identificadas de este grupo criminal.

Estas fuentes señalan que este cómplice tenía su domicilio desde años atrás en Vinaroz (Castellón), donde también había residido el marroquí de 35 años detenido por el presunto asesinato del vecino de Guecho (Vizcaya) y donde pudieron conocerse previamente.

Este presunto integrante de la banda de asaltadores, que atrajeron a sus tres víctimas conocidas mediante una web de contactos y una mujer cebo supuestamente interesada en mantener relaciones sexuales, acumula siete detenciones por delitos de malos tratos en el ámbito familiar, lesiones, atentado a agentes de la autoridad, daños y hurto de joyas, entre otros. En el momento de producirse el primero de los golpes de este grupo, había salido de una cárcel de Castellón para disfrutar de un permiso carcelario.

Las fuentes citadas no descartan que tanto el marroquí y su pareja, una mujer venezolana de 34 años también encarcelada por el crimen del informático de Guecho, siguieran manteniendo contacto desde tiempo atrás.

Tanto la víctima de este primer asalto como la de un segundo ocurrido a principios de septiembre consiguieron salvar la vida a pesar de ser golpeados violentamente para que facilitaran las contraseñas de sus tarjetas de crédito y de ser abandonados maniatados en descampados alejados de zonas habitadas.

La suerte del vecino de Guecho, José Antonio Delgado Fresnedo, fue distinta ya que fue golpeado hasta la muerte por los integrantes del grupo, que también se apoderaban de los coches de sus víctimas para venderlos, antes de ser abandonado semienterrado en un paraje semidesértico del entorno de Pedrola. Por estos hechos se encuentran en prisión provisional desde el pasado sábado el hombre de nacionalidad marroquí y la mujer venezolana, H.C.A.L., residentes en Pedrola.

Los investigadores aseguran que este grupo se servía de una "violencia extrema" para robar a sus víctimas y obtener las claves de sus tarjetas de crédito, y que la mujer tomaba parte activa en las agresiones.

Por otra parte, la Unidad de Policía Judicial de la Guardia Civil de Zaragoza y la Unidad Central Operativa (UCO) del Cuerpo continúan con la búsqueda e identificación de un cuarto miembro de la banda cuya participación en los hechos no se descarta. Este sospechoso fue captado por las cámaras de varios cajeros automáticos de poblaciones cercanas al lugar del crimen, pero no pudo ser identificado ya que ocultaba su rostro con una gorra. 

Etiquetas
Comentarios