Despliega el menú
Zaragoza

sucesos

La Guardia Civil prueba sobre un escenario 3D un doble intento de asesinato en Épila

La reconstrucción confirmaría que un pistolero disparó dos veces a los ocupantes de un coche antes de ser atropellado.

Los especialistas de la Benemérita, cuando calculaban la trayectoria de los dos disparos.
Los especialistas de la Benemérita, cuando calculaban la trayectoria de los dos disparos.
Guardia Civil

La titular del Juzgado de Instrucción número 2 de La Almunia de Doña Godina ha recibido un novedoso informe del Servicio de Criminalística de la Guardia Civil que, basándose en una reconstrucción tridimensional del escenario de los hechos mediante láser, confirmaría que la víctima de un atropello registrado el 28 de marzo de 2018 en Épila intentó acabar antes con la vida de los dos ocupantes del turismo –uno de ellos, menor de edad– efectuando sendos disparos contra el parabrisas. El conductor logró esquivar las balas, pisó el acelerador y se dio a la fuga, por lo que todas las sospechas recayeron inicialmente sobre él. Pero el hallazgo del vehículo dio un giro de 180 grados a las pesquisas.

El supuesto pistolero, un vecino de Illueca de 45 años identificado como F. A. J. E., negó haber abierto fuego contra el Ford Mondeo y trató de convencer a la jueza de que él fue la única víctima del extraño suceso. Y lo cierto es que, según el parte del Hospital Miguel Servet, como consecuencia del atropello este sufrió fractura de tibia y peroné derechos, fractura de pelvis y fractura de tres metatarsianos del pie izquierdo. Sin embargo, la instructora dio mayor credibilidad a la versión del conductor y del copiloto, quienes declararon que, al ver a este hombre apuntándoles con una pistola, sintieron miedo por su vida e intentaron ponerse a salvo.

Un novedosa reconstrucción de los hechos con una infografía en tres dimensiones (3D) elaborada por el Departamento de Escena del Crimen del Servicio de Criminalística de la Benemérita avalaría ahora la hipótesis del doble intento de asesinato previo al atropello. Los especialistas se desplazaron los días 16 y 17 de mayo de 2018 a Épila para, utilizando un escáner, tomar una captura digital del lugar donde se produjeron los hechos. Basándose en este material y en todos los los datos recopilados durante la investigación, los peritos han recreado un escenario virtual en el que han introducido tres avatares a tamaño natural, uno por cada uno de los implicados: el pistolero, el conductor y su acompañante. Y todo ello, con el objetivo de escenificar todas las hipótesis posibles y averiguar –a partir de los informes aportados por Balística, Policía Científica o forenses–, cuál es la versión más plausible.

A la hora de representar de forma virtual lo ocurrido aquella tarde en el Cabezo Ballesteros de Épila han sido muy valiosas las conclusiones de los peritos de Balística, que investigaron los dos orificios de bala hallados en el parabrisas. Según estos, tras atravesar el cristal, uno de los proyectiles se clavó en la goma del volante, mientras que el otro cruzó en diagonal el habitáculo y salió por el hueco de la ventanilla del conductor, que estaba bajada. Ambos podrían haber acabado con la vida de la persona que conducía, pero, milagrosamente, no ocurrió así.

Para los especialistas, analizando las trayectorias de las balas y el resto de elementos, tres eran los escenarios posibles. Por un lado, que hubiese dos tiradores que dispararan contra el vehículo parado. Segunda, que un único tirador efectuara los dos disparos moviéndose el vehículo o la persona que disparaba. Y tercera, que una sola persona abriera fuego estando él y el coche en movimiento. En el informe remitido al Juzgado de Instrucción 2 de La Almunia, los técnicos se decantan por la tercera opción como la más factible. Ello echaría por tierra la versión del atropellado, que fue enviado a prisión provisional, y apuntalaría los testimonios de los tiroteados. Además, parece que no quedan muchas más pruebas que practicar, por lo que la instructora podría emplazar pronto a la Fiscalía y al resto de partes para que calificaran los hechos de cara al juicio. En principio, el investigado abrió fuego sin mediar palabra, por lo que aún se desconocen los verdaderos motivos de su acción.

Etiquetas
Comentarios