Zaragoza

barrios de zaragoza

Una ribera llena de “trampas” a su paso por Las Fuentes

El Ayuntamiento de Zaragoza asegura que está barajando la sustitución de las tablas de madera por otro tipo de material, aunque su coste está todavía evaluándose.

Estado de la pasarela de madera de la ribera a su paso por el barrio de Las Fuentes.
Estado de la pasarela de madera de la ribera a su paso por el barrio de Las Fuentes.
Heraldo.es

Pasear despistado por el parque de la ribera del Ebro, a su paso por el barrio de Las Fuentes, podría considerarse deporte de alto riesgo a juzgar por el estado de la pasarela de madera que hace las veces de camino para el viandante.

Los vecinos de la zona aseguran que no se trata de un problema nuevo, sino que comenzó hace hace varios años, y piden al Ayuntamiento de Zaragoza que intervenga para evitar sustos y tropezones. “El otro día se cayó una señora de narices y ya ha habido varios tropiezos. Es un peligro para mayores, niños y animales”, señala un vecino de Las Fuentes que frecuenta la ribera.

La zona en mal estado se extiende, aproximadamente, desde el azud hasta la pasarela de la desembocadura del Huerva, en paralelo al paseo Echegaray y Caballero. Según este residente, los listones de madera que faltan se pueden contar por decenas, mientras que otros están levantados o se mueven. Se trata, además, de una zona muy concurrida, ya que muy cerca de ella hay un parque infantil y son muchos los ciudadanos que a diario caminan, hacen ejercicio o pasean a sus mascotas por ahí.

“Al otro lado del Huerva también hay, pero no están tan estropeados. Es una vergüenza”, lamenta este ciudadano, que no ha interpuesto ninguna queja ante el consistorio porque cree que “no merece la pena”.

El Ayuntamiento, por su parte, asegura ser conocedor del mal estado de madera de estas pasarelas, que fueron hechas en madera en su día como parte del Plan de Riberas del Ebro que se ejecutó en 2008, coincidiendo con la Expo. Fuentes municipales reconocen que el mantenimiento de estos itinerarios es “muy complicado”, pero afirman que se están planteando su eliminación “progresiva”, sobre todo en las zonas más deterioradas. “La idea es sustituir esa madera por lo que se llama arena de recebo, es decir, una arena compactada de color blanquecino que se utiliza habitualmente en los andadores de otros parques de la ciudad”, apuntan. No obstante, el consistorio no ha confirmado cuando está prevista esta intervención, aunque el objetivo es acometerla lo antes posible. “Esa sustitución, como todo, tiene un coste que se está ahora mismo valorando”, añaden.

Desde la Asociación Vecinal de Las Fuentes confirman haber recibido quejas sobre estas pasarelas, y aseguran que el asunto ha sido expuesto varias veces a la administración. “Hemos mandado fotos y lo hemos denunciado en alguna ocasión a la Junta de Distrito”, comenta Diego Luque, portavoz del colectivo.

Para Luque, el paso del tiempo y la ausencia de actuaciones en la zona son los factores que más han contribuido al deterioro del paseo. “El Ayuntamiento está valorando la manera de hacerlo, pero no se ha llegado a hacer. Son esas cosas que se van dejando, y es un punto que entraña cierta peligrosidad, ya que hay que ir saltando de tabla en tabla. Ya no es por un tema estético, aunque que queda fatal, es que es un riesgo”, afirma.

Además, la asociación recuerda que se trata de “una magnífica zona verde para pasear”, pero sin “un mínimo presupuesto para el mantenimiento, el desgaste hace mella”. No obstante, aseguran que se trata de “una reivindicación asumible” para el colectivo, y que volverán a insistir en el asunto cuando la actividad política recupere su normalidad. “Entre el verano, la constitución del Ayuntamiento y las Juntas de Distrito, estamos en un impás”, afirma Luque.

Vuelta al trabajo con un claro objetivo

La Asociación Vecinal de Las Fuentes ha convocado para el próximo 5 de septiembre su primera reunión tras el parón veraniego. En ella, además de exponer problemas como el de las pasarelas y otras demandas vecinales, analizarán su principal preocupación: la paralización por parte de la constructora Dragados de las 80 viviendas tuteladas del barrio.

A finales de Julio, el consejo de administración de la sociedad Zaragoza Vivienda inició los tramites para rescindir el contrato por los incumplimientos en los plazos de la empresa adjudicataria, que en mayo solo había ejecutado un 22,61% de la obra. “Sabemos que va a ser un tema largo”, apunta el colectivo vecinal, que ya se ha movilizado en varias ocasiones para reclamar la finalización de una obra que llevan esperando más de dos décadas y que supondrá numerosos beneficios para el barrio.

Etiquetas
Comentarios