Zaragoza

Una agresión a machetazos en el Arrabal se salda con 2 heridos graves y 3 detenidos

Uno de los lesionados casi pierde un pie a consecuencia de los golpes y el otro sufrió cortes profundos en un brazo. Los tres arrestados quedaron en libertad tras declarar ante el juez. 

Zaragoza cuenta desde este miércoles con uno de los 12 vehículos que se han repartido por España con las últimas tecnologías.
Los agresores fueron detenidos por la Policía Nacional. 
Oliver Duch

Una deuda impagada parece estar detrás de una brutal agresión que se produjo en la noche del pasado lunes en la calle de Sixto Celorrio del Arrabal, en Zaragoza, y que se saldó con dos heridos graves, uno de los cuales tuvo que ser intervenido quirúrgicamente de las fracturas y cortes de tendones que presentaba en un pie. El otro recibió dos profundos cortes en el brazo derecho. 

La agresión no fue a más porque ambos consiguieron huir en un Porsche Cayenne que tenían aparcado en las proximidades y acercarse hasta el Hospital Clínico donde fueron atendidos.

Horas después, la Policía detuvo a dos hermanos gemelos Álvaro y Víctor M. L., de nacionalidad española, y a Emanuel D., de origen rumano, como presuntos autores de la agresión. Las víctimas también son españolas. 

Los hechos ocurrieron pasadas las 22.00. Según pudo saber HERALDO, varios vecinos llamaron al 091 para informar de que en la calle había varias personas que portaban machetes y que corrían detrás de un varón con la intención de agredirle en dirección a la arboleda de Macanaz. Cuando la Policía llegó al lugar, los protagonistas del altercado ya no estaban y solo había un importante reguero de sangre en el suelo.

Los agentes se entrevistaron con testigos de los hechos y señalaron a un vecino, Emanuel D., como uno de los involucrados en la agresión, que vive en la misma calle. Al interrogarle sobre lo sucedido, explicó que dos personas (las que luego resultaron heridas) se habían presentado en su domicilio para decirle que no pensaban pagarle el dinero que le debían y que aunque habían intentado entrar por la fuerza en su casa y tratado de agredirle, no lo habían conseguido.

En el momento de este incidente se encontraba en la casa su abuela, la cual, asustada, bajó a la calle al mismo tiempo que los dos hombres que, según Emanuel D., querían causarle daño. Ante el temor de que le hicieran algo a su abuela y a él mismo, explicó que llamó a su cuñado Álvaro M. L. para pedirle ayuda.

Cuando bajó a la calle para hablar con ellos ­–a uno de los cuales identificó como el Panamera– comenzaron a discutir y, según relató, le insistieron en que no iban a devolverle los 18.000 euros que les había dejado y, además, le preguntaron por su hermana, a la que querían poner a trabajar en un supuesto gabinete de estética. En ese momento, llegó su cuñado Álvaro y Víctor, hermano gemelo de este, y los tres se abalanzaron sobre los otros para, siempre según su versión, "quitarles el machete" que llevaban y empezar a golpearles hasta que huyeron.

La Policía, tras una llamada del centro hospitalario, se trasladó al Clínico para entrevistarse con las víctimas, que dieron una versión distinta de los hechos. Según ellos, llamaron a Emanuel D. para quedar con él y preguntarle por su hermana, ya que le habían hecho un contrato para un gabinete de belleza y al parecer no la localizaba para que empezara a trabajar. Coincidieron en señalar que al llegar había una mujer mayor en la vivienda que, asustada, bajó a la calle y ellos con ella para "tranquilizarla", aunque no entendía el castellano.

Uno de los lesionados añadió que poco después, cuando Emanuel D. le estaba pidiendo explicaciones sobre el tema de su hermana, notó un golpe muy fuerte en el brazo y se dio cuenta que dos individuos le estaban atacando y que uno llevaba un machete de unos 50 centímetros de hoja, que parecía una espada.

Esta persona identificó a Álvaro M. L. como el autor de los golpes con el machete, que él intentó parar con el brazo. Además, señaló a Víctor M. L. como la persona que casi secciona un pie a su amigo.

Los tres fueron trasladados este jueves al Juzgado de Guardia y tras declarar asistidos por el letrado Carlos Castillo, del despacho del recientemente fallecido Javier Notivoli, quedaron en libertad.

Etiquetas
Comentarios