Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Urbanismo y la promotora de Averly sellan un acuerdo para empezar a construir viviendas en 2020

El Ayuntamiento vende a Brial la pequeña parcela que bloqueaba el proyecto y agilizará los trámites mientras la empresa ultima un plan de edificabilidad en dos fases.

Brial compró los terrenos de Averly en 2013 y confía en empezar a construir el próximo año.
Brial compró los terrenos de Averly en 2013 y confía en empezar a construir el próximo año.
Toni Galán

El Ayuntamiento de Zaragoza y Brial, la propietaria de los suelos de Averly, han rubricado un acuerdo que permitirá a la empresa comenzar la construcción de las viviendas previstas en el plan especial aprobado para la antigua factoría, ubicada en el paseo de María Agustín. En concreto, Urbanismo ha cerrado la venta de una pequeña parcela de la que era propietaria, y que era uno de los últimos obstáculos para desbloquear un proyecto atascado desde 2013.

Dicho terreno, de apenas 290 m2, era parte de una expropiación que llevó a cabo el Consistorio en el pasado para urbanizar la calle de Escrivá de Balaguer. Dado su reducido tamaño y sus escasas opciones de aprovechamiento público, era necesaria una venta a la constructora Brial para que esta pudiera comenzar a ejecutar el proyecto inmobiliario previsto para esta céntrica pastilla de la capital aragonesa.

"solamente los prejuicios políticos hacían que estuviera bloqueado"

Sin embargo, las negociaciones entre las partes llevaban tiempo encalladas, fundamentalmente por el precio. La llegada del nuevo gobierno PP-Cs ha permitido desbloquear la negociación. «Averly tiene todos los instrumentos jurídicos para desarrollarse y solamente los prejuicios políticos hacían que estuviera bloqueado», señala el nuevo concejal de Urbanismo, Víctor Serrano. «Hemos intentado ser ágiles, nos hemos encerrado con este tema hasta solucionarlo», asegura el edil de la formación naranja.

Tres expedientes en trámite

No será, en todo caso, el último empujón que tenga que dar el Consistorio al proyecto. Fuentes de la propietaria de los terrenos celebran el entendimiento alcanzado con el nuevo gobierno, pero recuerdan que todavía hay tres expedientes en marcha en Urbanismo: los proyectos de reparcelación y urbanización y el convenio de gestión. En los tres casos, los portavoces de Brial confían en que el Ayuntamiento les dé el visto bueno definitivo en el pleno del 31 de julio, tras haber aportado toda la documentación necesaria.

Distribución de espacios

Hace ahora justo un año el pleno municipal aprobó el plan especial de Averly con los votos de PP, PSOE y Ciudadanos y el rechazo de ZEC y CHA. En dicho documento se establecía el futuro de la antigua factoría, que pasaría por la construcción de un máximo de 200 viviendas, 35 de ellas públicas. Finalmente, la constructora apuesta por rebajar el número de pisos libres a 130, repartidos en cinco escaleras. Los usos residenciales privados ocuparán 18.330 metros cuadrados en forma de ‘L’ y los edificios no superarán las 12 alturas; la zona de viviendas protegidas alcanzaría, si el Consistorio decide desarrollarlas, los 4.072 m2, en la parte más cercana a la calle de Borao, y tendrían entre 3 y 7 alturas.

En Brial detallan que están perfilando el proyecto de edificación así como las dos fases en las que se ejecutarían los edificios. «La intención es poder solicitar licencia de obras antes de final de 2019, empezar a construir antes de mediados de 2020, y finalizarlas en su totalidad en 3 años», avanzan.

Mientras tanto, el nuevo equipo de gobierno deberá decidir qué hacer con el resto de la parcela, que está reservado para un equipamiento público, y que incluye la vivienda de la antigua factoría industrial, así como las oficinas, la nave de ajustes y el jardín romántico, es decir, los elementos protegidos por su valor patrimonial. Según los informes de la anterior corporación, solo el coste de rehabilitación y puesta en funcionamiento alcanza los 4,5 millones de euros.

Etiquetas
Comentarios