Despliega el menú
Zaragoza

Los pisos del plan de Averly se quedarán en 12 alturas y se alejarán de los bloques cercanos

El proyecto para levantar 200 pisos en este sector se espera que se apruebe mañana. Los promotores quieren empezar la primera fase a comienzos de 2019.

Parcela en la que se levantarán las viviendas, junto a la calle de Escrivá de Balaguer (en la imagen).
Parcela en la que se levantarán las viviendas, junto a la calle de Escrivá de Balaguer (en la imagen).
Oliver Duch

El plan de viviendas de la antigua fundición de Averly podría aprobarse mañana, por fin, en el Ayuntamiento de Zaragoza. Cinco años y tres meses después de iniciar su periplo por la administración municipal, se prevé que –salvo sorpresa– los grupos municipales den el visto bueno definitivo al documento que va a definir cómo quedará el sector. Y lo hará con cambios sustanciales con respecto a los planteamientos iniciales, ya que los nuevos bloques serán más bajos –pese a que llegarán a las 12 alturas– y estarán más alejados de los edificios cercanos, los de la calle de Borao.

El plan prevé que las viviendas dibujen una especie de ‘L’ algo extraña. El volumen más grande de pisos se ubicarán junto a a la calle de José María Escrivá de Balaguer. Allí se levantarán las alrededor de 160 viviendas privadas que promoverá la empresa Brial. Las alturas de este frente oscilarán entre las nueve plantas (más el bajo) y las once (más el bajo y un ático). En total, los usos residenciales privados ocuparán 20.000 metros cuadrados, y saldrán alrededor de 160 viviendas.

Además, el Ayuntamiento podrá promover unas 35 viviendas públicas. Se ubicarán en la parte más cercana a la calle de Borao, y tendrán entre 3 y 7 alturas. En total, se podrán aprovechar en torno a 4.500 metros cuadrados.

El resto del sector quedará para un equipamiento público del Ayuntamiento de Zaragoza. Se trata de todo el frente que da al paseo de María Agustín y a su esquina con la calle de José María Escrivá de Balaguer. Incluye la vivienda de la antigua factoría industrial, así como las oficinas, la nave de ajustes y el jardín romántico, es decir, los elementos protegidos por su valor patrimonial.

Según los informes de Urbanismo, rehabilitar y poner en funcionamiento los edificios catalogados de Averly cuesta 4,5 millones de euros. Aunque la estructura general está bien, los inmuebles presentan deficiencias en sus cubiertas, problemas de aislamiento y de cumplimiento de la normativa antiincendios, entre otros.

El gobierno municipal presentó a finales del año pasado un plan para invertir 6 millones de euros para dar un uso cultural a este espacio, abrir al público los espacios protegidos y construir una especie de centro cívico. Los informes municipales alertan del «impacto negativo» que puede suponer asumir este proyecto en solitario, por lo que insta a buscar colaboraciones con otras instituciones públicas o privadas para afrontar su financiación.

Evolución de la distribución

El documento que se prevé aprobar el miércoles en Urbanismo supone un cambio importante con respecto a los planes iniciales de Brial. Y encaja, en parte, en las peticiones que hacían las casi 400 alegaciones que presentaron vecinos y organizaciones. Aunque estas llegaron fuera de plazo, han influido en el tira y afloja que los promotores han tenido con el Ayuntamiento en los últimos meses.

Hay que tener en cuenta que los constructores hicieron su primera propuesta en abril de 2013, y que esta recogía una torre de 16 plantas, más el bajo. Además, contemplaba tirar los edificios con más valor patrimonial, ya que entonces no estaban protegidos. Además, las viviendas se extendían por la parte más cercana a la calle de Borao, y dejaba el frente de Escrivá de Balaguer para una plaza y una piscina.

Cuando se protegieron las oficinas, las viviendas y la nave, se hizo una segunda versión que las respetaba, aunque se mantenía la estructura básica y se añadía un bloque de 18 alturas, más el bajo. Se llegó a aprobar en el pleno de forma inicial, pero entonces empezó una negociación entre las partes que ha ido reduciendo las alturas y llevando los bloques de viviendas hacia la calle de Escrivá de Balaguer.

Etiquetas
Comentarios