Zaragoza

sucesos en Zaragoza

Detenido un paramilitar por una brutal paliza a un vecino de Villanueva de Huerva

El presunto agresor, de 31 años, estaba fugado desde el pasado 27 de junio, cuando atacó a un hombre de 53 y le partió la mandíbula, lo que obligó a operarle de urgencia en el Hospital Miguel Servet de Zaragoza.

La paliza se produjo el pasado 27 de junio en el entorno de la calle Sereta de Villanueva de Huerva.
La paliza se produjo el pasado 27 de junio en el entorno de la calle Sereta de Villanueva de Huerva.
Google Maps

Trece días ha costado localizar y detener a Ángel E. G., un delincuente con numerosos antecedentes y reseñado por pertenencia a organización paramilitar al que la Guardia Civil buscaba desde el pasado 27 de junio por la brutal paliza que presuntamente propinó aquella madrugada a su vecino en Villanueva de Huerva (Zaragoza). Según el atestado policial, la víctima, de 53 años, fue trasladado a urgencias del Hospital Miguel Servet con diversas fracturas. La más grave, la de mandíbula, que le obligó a pasar por el quirófano para fijarle el hueso mediante miniplacas y tornillos. De hecho, el paciente pasó una semana hospitalizado.

Los hechos se produjeron sobre la 1.30 en la calle Sereta de Villanueva de Huerva, donde residen tanto el agresor como el herido. Las versiones sobre lo sucedido y el detonante de la paliza varían, pero lo cierto es que, tras dejar malherido y sangrando a su vecino, Ángel E. G le dijo a su novia -que estaba presente- que se marchara y pidió a un amigo que lo llevara en coche a la localidad de Azuara. Varias patrullas estuvieron vigilando desde entonces su domicilio, pero nada se supo de él hasta este miércoles, día 10 de julio, cuando se entregó voluntariamente en el cuartel de la Benemérita.

Cuando prestó declaración, el hijo de la víctima explicó a los agentes que no presenció la paliza porque estaba durmiendo en casa. Según este, se enteró de lo ocurrido apenas unos minutos después, ya que su padre entró en su habitación y lo despertó para que pidiera ayuda. El hombre estaba sangrando y tenía el rostro totalmente desencajado, por lo que el joven llamó enseguida a la Guardia Civil, que envió al lugar de los hechos dos patrullas y una ambulancia del 061.

Como el presunto agresor se había dado a la fuga y la grave fractura de mandíbula impedía hablar a la víctima, los investigadores tardaron algún tiempo en empezar a atar cabos. De hecho, no fue hasta el pasado 3 de julio cuando los médicos les permitieron entrevistarse con el paciente en el Miguel Servet. Según consta en el atestado, este les contó que salió de su casa para dar un paseo a su perra cuando se cruzó con su vecino y la novia de este. Al parecer, al verlo, la joven se giró hacia su pareja y empezó a hacerle gestos. Siempre según el testimonio del perjudicado, acto seguido, Ángel E. G, se le acercó y le dijo: "¿Tú qué vas hablando por ahí de mí?". Y, sin darle tiempo a contestar, comenzó a golpearle.

"¿Tú qué vas hablando por ahí de mí?". Y, sin darle tiempo a contestar, comenzó a golpearle.

Al ser interrogada por la Guardia Civil, la novia del encausado dijo que antes de que ocurrieran los hechos la víctima había estado sentada en la puerta de su casa silbando con el propósito de molestar a los perros de su novio. Y que, por eso, cuando se cruzaron con él, su pareja fue a preguntarle si tenía algún problema con él. Es más, asegura la testigo que fue el denunciante quien empezó a dar golpes.

Largo historial delictivo

La titular del Juzgado de Instrucción número 3 tomó declaración este miércoles al detenido, defendido por el despacho del abogado Javier Notivoli y al que se investiga por un delito de lesiones graves. El hombre de, 31años, se negó a contestar a las preguntas de la juez y de la Fiscalía, pero terminó en libertad provisional con una medida de alejamiento que le impide acercarse a menos de 25 metros de su vecino.

Llama la atención es largo historial delictivo del encausado, al que le constan detenciones o reseñas anteriores por pertenencia a organización de carácter paramilitar, lesiones, amenazas y malos tratos en el ámbito familiar, trato degradante o malos tratos psicológicos, quebrantamiento de condena y robo con violencia.

Etiquetas
Comentarios