Zaragoza

zaragoza

Víctor Serrano: "Hemos hablado con ADIF para urbanizar el Portillo, es una prioridad"

El nuevo concejal de Urbanismo apuesta por relanzar proyectos de ciudad, modificar el PGOU y apoyar promociones de pisos compartidos que ofrezcan alquileres más baratos.

ARAGON VICTOR SERRANO CONCEJAL DE URBANISMO / 04-07-2019 / FOTO: ARANZAZU NAVARRO [[[FOTOGRAFOS]]]
Víctor Serrano, en su despacho del Seminario.
ARANZAZU NAVARRO

Urbanismo es el área más importante de las que asume Cs. ¿Le satisface el reparto con el PP?

Sí. Tenemos áreas clave para que Zaragoza vuelva a ser moderna y atractiva para la inversión de fuera. Urbanismo es muy potente y vamos a relanzar proyectos de ciudad, para que crezca cuantitativamente pero también cualitativamente.

ZEC promulgó el denominado ‘urbanismo de las pequeñas cosas’. ¿Cuál va a ser su modelo?

No es incompatible esa idea con desarrollar la ciudad y modernizarla. A veces creamos falsas dicotomías e incompatibilidades que son artificiales. Los ciudadanos quieren tener unas calles limpias, una movilidad sostenible, servicios públicos que funcionen... Eso es lo básico y lo cierto es que no ha funcionado bien los últimos años. Además se han paralizado muchos grandes proyectos.

¿Cuál de ellos será su prioridad?

Hay asuntos enquistados como los suelos del Portillo. A mí, y es una visión que comparte el alcalde y la vicealcaldesa, me parece un agravio cómo están esos terrenos. Ya he iniciado contactos con ADIF a través de Zaragoza Alta Velocidad (ZAV) porque en estos cuatro años vamos a intentar urbanizar y sanear esta cicatriz.

¿Qué obstáculo habrá salvar?

El principal problema que hay es que todavía persiste allí el centro de mando de la línea Madrid-Barcelona de tren convencional. Está previsto trasladarlo a Delicias, pero cuesta diez millones de euros. Hasta que ADIF saque de ahí esa instalación se puede avanzar en la otra zona, la más cercana a la rotonda del Portillo. Tenemos la oportunidad de urbanizar, de crear espacios diáfanos, es nuestra prioridad.

¿Va a volver la expansión urbanística o prefiere reforzar la ciudad consolidada?

Hay que reforzar la ciudad consolidad, pero dentro de esa ciudad tenemos modelos que no podemos obviar. ¿Qué hacemos con los vecinos de Arcosur? Evidentemente no les podemos abandonar. Defendemos un modelo de desarrollo sostenido y sostenible. No creemos en el crecer por crecer, sino que lo tiene que marcar la demanda.

Precisamente Arcosur obtuvo este año el visto bueno de Urbanismo para activar más suelo.

Ahí tenemos una realidad urbanística heredada a la que hay que dar respuesta. La buena noticia es que hemos recuperado contactos con iniciativas interesadas en desarrollar suelos allí. Pero hay que hacerlo de una manera prudente, es muy importante que los desarrollos sean ordenados.

En este sentido, ¿qué tendencia espera que marque el mercado inmobiliario los próximos años?

Los promotores se han dado cuenta de que hay una demanda real de alquileres a precios muy inferiores de lo que hoy ofrece el mercado. Han visto la oportunidad, por ejemplo, de hacer vivienda en ‘coliving’, edificios con servicios comunes y alquileres baratos. Vamos a trabajar en que estas iniciativas se puedan desarrollar desde el Ayuntamiento y desde la iniciativa privada.

Con la losa que supone la deuda, ¿se va a apostar por la venta de suelo para obtener ingresos?

Habrá que estudiar y ver qué operaciones se pueden hacer. Pero en ningún caso tiraremos de los suelos para obtener ingresos sin tener en cuenta si el desarrollo urbanístico es necesario para la ciudad.

¿Va a modificar el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU)?

El actual atendía a una realidad que 13 años después es, en algunos casos, diametralmente opuesta. La ciudad nos pide que hagamos un plan nuevo, tenemos cuatro años, pero es fundamental ponerse de acuerdo. Aunque se puede modificar por mayoría, me gustaría hacerlo por consenso.

El alcalde prometió una reforma de la Romareda que para su partido no era prioritaria. ¿Cómo va a gestionar el proyecto?

La prudencia y la lealtad son virtudes compatibles. La remodelación de la Romareda es muy complicada desde el punto de vista técnico, urbanístico y jurídico. Somos prudentes pero no vamos a perder ni un minuto en reformarla. Ahora no puede acoger ningún evento internacional, deportivo o cultural, porque no reúne los requisitos exigidos. Es una cuestión de ciudad.

¿Cómo va a encajar el ‘outlet’ de Pikolin con la sentencia del TSJA contraria al plan especial?

El encaje será legal. Hay un plan especial que sigue vigente y en estos momentos no tenemos ningún condicionante jurídico que nos impida dar una licencia. Me gustaría llevar al pleno de julio una solución que sea definitiva. Tenemos el consenso prácticamente hecho con los concejales de PP, Cs y PSOE, y voy a trabajar para que no se destruya.

Los juzgados obligaron a pagar 12 millones al Tiro de Pichón, ¿es partidario de seguir litigando?

Queremos que la CHE determine con el deslinde encargado si ese suelo es dominio público o no. Pero también somos conscientes de las obligaciones que tenemos asumidas como Ayuntamiento con la propiedad. Abriremos nuevas vías de diálogo para llegar a acuerdos con el pago.

ZEC no cumplió con los plazos de los baños judíos. ¿Qué ha ocurrido y cuándo se abrirán?

Lo primero que vamos a hacer es adecentar la fachada retirando la marquesina de la acera, está deteriorada y hay muchas quejas vecinales. Después, hay que ejecutar un acceso pero tiene una complejidad jurídica y técnica. He pedido que se empiece a trabajar ya para tener una solución en un plazo razonable.

Un crítica habitual a su área es el retraso en la concesión de licencias. ¿Cómo lo atajará?

A veces tendemos a pensar que las ineficiencias son porque alguien no hace su trabajo y eso no es así, en muchos casos el problema es el proceso en sí. Quiero hablar con los colegios profesionales de abogados, aparejadores y arquitectos para analizar las licencias y agilizar los trámites sin que eso suponga menor control por parte del Ayuntamiento.

Etiquetas
Comentarios