Zaragoza

zaragoza

Cuatro de los grandes ejes urbanos de Zaragoza acentúan su deterioro

Las avenidas de Cataluña, Navarra y Valencia requieren mejoras y Tenor Fleta, su extensión, mientras los vecinos reclaman consenso político tras años de promesas incumplidas.

Los vecinos reclaman la reforma de las aceras de la avenida de Navarra
Los vecinos reclaman la reforma de las aceras de la avenida de Navarra
Oliver Duch

Algunas de las grandes arterias urbanas de Zaragoza sufren la falta de mantenimiento de esta última década de restricciones económicas y falta de consenso político, y sus vecinos han dicho basta. Tras chocar una y otra vez contra un muro de promesas sin cumplir y partidas sin ejecutar, las asociaciones y entidades sociales reclaman a la nueva corporación municipal que tome medidas para dar respuesta a reivindicaciones históricas, como la reforma de las avenidas de Navarra, Cataluña y Valencia, o la prolongación de Tenor Fleta.

Durante el último mandato, la crispación política en el Consistorio y las penurias económicas –con la deuda pública por habitante más alta de las grandes urbes del país– han vuelto a lastrar las posibilidades de intervención en las calles más deterioradas de la ciudad. Y eso que los vecinos asumen que los grandes proyectos de reforma son cosa del pasado, y se conforman con «adecentar» los más básico, principalmente las aceras y el asfaltado. Así ocurre en la avenida de Navarra, donde los residentes se han organizado para reclamar mejoras inmediatas.

Los vecinos asumen que las grandes reformas son cosa del pasado, y se conforman con «adecentar» las aceras y el asfaltado

En este caso, la mutación en el pasado de carretera a vial urbano nunca se llegó a culminar por completo. Cerca estuvo con la llegada del AVE a la ciudad a principios de siglo, que además de la construcción de la estación intermodal incluía un convenio para el lavado de cara de la avenida de Navarra y su entorno. Nunca se ejecutó, en parte por las dificultades de la sociedad Zaragoza Alta Velocidad para lograr los fondos esperados con la venta de suelos en plena crisis inmobiliaria.

Casi dos décadas después la situación no ha mejorado mucho. Los vecinos denuncian que las aceras están «destrozadas», con numerosos baches y «trampas» para los peatones, en especial para los de más edad. Por ello, reclaman su renovación, y no aceptan que se retrase a la espera de si es la línea 2 del tranvía la impulsora de las obras, ya que la propuesta del Consistorio llevaría las vías por esta arteria de Las Delicias. De momento, la última partida prevista, 250.000 euros de los presupuestos participativos, tenía que mejorar un tramo de 145 metros de acera entre la calle Rioja y la de Torres Quevedo pero, de nuevo, se ha quedado sin ejecutar.

En una situación similar se encuentra la avenida de Valencia. En su caso, el Ayuntamiento de Zaragoza ha hecho algunas intervenciones en los últimos años, como la instalación de un carril bici, pero las aceras siguen siendo un dolor de cabeza para los vecinos de la zona. Agujeros, baches y tramos demasiado estrechos dificultan el tránsito de los peatones. El Consistorio ya elaboró un informe en 2003 que aconsejaba la reforma, por valor de 2,5 millones. Ni este proyecto, ni el de 2009 –a través del Plan E– vieron la luz.

Por otro lado, la avenida de Cataluña disfruta desde el pasado 24 de mayo de su condición de vial urbano, tras la ansiada cesión por parte del Ministerio de Fomento a pocos días de las elecciones municipales. Sin embargo, su completa urbanización está todavía lejos. Necesita cerca de 7 millones de euros y la ejecución de un plan de obras que no concluye hasta 2022 para dotar a la antigua carretera de aceras, carriles bici, parcelas adecentadas para viviendas...

Visión de conjunto

En el barrio de San José, en cambio, tocan con la punta de los dedos la prolongación de la avenida de Tenor Fleta hasta el Tercer Cinturón. Adif debe completar unos trabajos previos de conexión y, entonces, podrá ejecutar el Ayuntamiento las obras de adecuación del cajón ferroviario que oculta las vías. De momento, el proyecto prevé una intervención valorada en 2 millones de euros –lejos de los 14 que costaba el plan del anterior gobierno socialista–, pero que a cambio tiene sus limitaciones. Los vecinos piden más carriles, una correcta integración con el entorno y más servicios para la estación de Miraflores.

En cualquier caso, no son las únicas arterias de la ciudad que sufren los achaques del paso del tiempo. «La avenida de América, por ejemplo, requiere de una renovación que respete al comercio local, mejore las aceras y reduzca el tráfico», recuerda Manuel Arnal, presidente de la Federación de Barrios. A su juicio, la ciudad necesita «definir las avenidas bajo un nuevo concepto centrado más en el peatón y el transporte público que en el coche privado».

Los vecinos reclaman mejoras en las aceras de la avenida de Navarra
1

«No aceptamos que se supedite la reforma a la llegada de la línea 2 del tranvía»

«El deterioro de las aceras es enorme. De hecho, algunos tramos todavía conservan el suelo de asfalto que se ponía en los años 60». Manuel Alonso, presidente de la Asociación de Vecinos de la Avenida de Navarra, tiene claro que la principal urgencia de esta arteria de la ciudad es la reparación de sus zonas peatonales.

«Solo se han parcheado algunas partes, pero hay grietas, huecos y baches», denuncia. Tanto es así que en los últimos meses, esta asociación se ha reunido con las fuerzas políticas municipales para conseguir que la próxima corporación considere una «prioridad» la reforma de la avenida. El temor de los vecinos es que la ansiada intervención se siga dilatando a la espera de que sea la llegada de la línea 2 del tranvía la que transforme su fisionomía.

«No vamos a aceptar que se supedite la reforma a la llegada del tranvía», advierte Alonso, que critica, además, que el Ayuntamiento de Zaragoza aprobó una partida de 250.000 euros de los presupuestos participativos para mejorar un tramo de acera de la avenida que no se ha ejecutado.

Los vecinos piden que se ejecuten las obras pendientes de la avenida de Cataluña
2

«Celebramos la cesión, pero más de la mitad de la avenida debería estar ya en obras»

El pasado 24 de mayo, dos días antes de las elecciones municipales, el gobierno de ZEC en el Ayuntamiento de Zaragoza anunció a bombo y platillo la cesión por parte del Ministerio de Fomento de la avenida de Cataluña a la ciudad, paso previo indispensable para su desarrollo urbanístico y una de las reivindicaciones históricas de los residentes en la zona. Sin embargo, los vecinos reclaman que, más allá de la promoción electoral del momento, se ejecute la ansiada reforma.

«El acuerdo de cesión con Madrid fue muy valiente y así lo celebramos, pero el desarrollo de los trabajos todavía no se ha hecho», lamenta Jesús Fon, portavoz saliente de la asociación vecinal Ríos de Aragón. A su juicio, «más de la mitad de la avenida podría estar ya en obras».

De hecho, la intervención que tiene lugar estas últimas semanas en el tramo final de la avenida de Cataluña, junto al puente del río Gállego, «son distintas al proyecto previsto», asegura Fon, quien recuerda, por ejemplo, que «no se ha ejecutado un carril bici, como estaba previsto inicialmente».

Estado de las aceras de la avenida de Valencia
3

«Han replantado árboles, pero las aceras están deplorables»

La avenida de Valencia ha sido objeto de puntuales intervenciones en los últimos años, pero nunca se ha beneficiado de la reforma integral que demandan los vecinos de la zona. Por ejemplo, se ha instalado carril bici y cuenta con los servicios subterráneos renovados. Sin embargo, las aceras se encuentran en un estado «deplorable».

Así lo asegura Josefa Bellés, presidenta de la asociación de vecinos Nuevo Delicias, con sede en la vecina calle de Escosura. «En torno al año 2010 se habló de un plan para reformar la avenida, pero nada se ha sabido desde entonces», lamenta. A su juicio, «solo han echado algún pegote en la calzada, pero sigue teniendo grandes baches, sobre todo junto a las paradas de bus, porque se levanta enseguida».

La portavoz vecinal celebra que hayan conseguido replantar algunos árboles que faltaban recientemente, pero cree que hace falta una intervención global en este vial, que une el paseo de Teruel con la avenida de San Juan Bosco. «Las aceras están hechas polvo, con baches y desniveles, y en algún punto incluso son demasiado estrechas para andar», concluye.

PREPARATIVOS PARA LA PRUEBA DE CARGA EN LA PROLONGACION DE LA AVENIDA DE TENOR FLETA ( ZARAGOZA ) / 09/05/2019 / FOTO : OLIVER DUCH [[[FOTOGRAFOS]]]
4

«En el cajón ferroviario deben caber 4 carriles»

La prolongación de Tenor Fleta parece más próxima que nunca. Los vecinos lo saben y lo celebran, pero advierten de que no valdrá con cualquier tipo de conexión, sino que tendrá que llevar aparejada otro tipo de mejoras.

«El proyecto del Ayuntamiento prevé tres carriles, uno de entrada y dos de salida, y nosotros apostamos por ampliar el cajón ferroviario para que quepan cuatro, dos por sentido», advierte Juan Carlos Crespo, de la asociación vecinal San José. Además, consideran que la prolongación de Tenor Fleta puede ser la oportunidad de «impulsar la estación de Miraflores», que a su juicio «está infrautilizada».

Etiquetas
Comentarios