Zaragoza

Zaragoza repitió en 2018 como la gran ciudad con más deuda por habitante

Es el segundo municipio con más créditos, con 885 millones, solo superados por Madrid. Salvo Barcelona, es la capital con un menor porcentaje de reducción de sus compromisos con las entidades financieras.

Fachada del Ayuntamiento de Zaragoza, el pasado 29 de enero, festividad de San Valero.
Fachada del Ayuntamiento de Zaragoza, el pasado 29 de enero, festividad de San Valero.
Francisco Jiménez

Pese a los esfuerzos del Ayuntamiento de Zaragoza en los últimos años por reducir su compromisos con las entidades financieras, la capital aragonesa repitió en 2018 como la ciudad de más de 500.000 habitantes con mayor deuda por habitante. Según datos del Banco de España, en diciembre del año pasado el Consistorio acumulaba un lastre de 855 millones, cifra que arroja una deuda por habitante de 1.282 euros. En segunda posición y a gran distancia está Madrid (857 euros).

Zaragoza acaba la actual corporación con el porcentaje de endeudamiento por encima del máximo legal y forzada a aprobar un plan extraordinario de reducción de deuda para reconducir la situación y poder solicitar créditos bancarios de nuevo. Y todo pese al descenso que empezó ya a producirse en la última etapa de gestión del socialista Juan Alberto Belloch y que ha continuado durante el presente mandato, con Pedro Santisteve en la alcaldía, gracias al veto a la captación de nuevos préstamos establecido por el Ministerio de Hacienda.

Loading...

¿De dónde procede el problema con la deuda? Según los datos del Banco de España, en 2007 la deuda del Ayuntamiento era de 574 millones de euros y el porcentaje de endeudamiento (relación de la deuda viva con los ingresos corrientes) estaba en el 94%, lejos del máximo legal del 110%. No obstante, ese ejercicio, previo a la Expo de 2008, se captaron créditos por 116 millones de euros con el objetivo de asumir las aportaciones municipales a la muestra internacional. La deuda siguió subiendo en 2009 hasta que entró en una fase de cierta estabilidad.

Pero llegó la crisis. Entre 2010 y 2011 se desplomaron los ingresos municipales, llegaron los recortes, los problemas de pago se agravaron y se disparó el porcentaje de endeudamiento (en 2013 alcanzó el 140%). En 2011, el Estado prohibió a Zaragoza y a la mayoría de grandes ayuntamientos captar nuevos créditos por superar el máximo legal, situación que en el caso de la capital aragonesa se prolongó hasta 2018. 

No obstante, se autorizaron operaciones de deuda extraordinarias para que Zaragoza pudiera atender 171 millones de euros en facturas impagadas a los proveedores. La deuda subió hasta alcanzar en 2012 el récord de 882 millones, aunque después la cifra empezó a bajar fruto de la prohibición de solicitar préstamos.

Tras la llegada de ZEC al gobierno, en 2015, Hacienda decidió imputar a la deuda municipal el pasivo que venía arrastrando desde 2009 la línea 1 de tranvía de Zaragoza. En total, le endosaron a la contabilidad municipal 256 millones y la deuda se disparó hasta los 1.070. Desde entonces el Ayuntamiento ha mantenido una pugna con el Gobierno central sobre si debía computar o no esa cantidad hasta que hace solo unos meses se cerró la polémica con una cifra: 855 millones de euros de los que 189 corresponden al tranvía.

Desde 2015

Pese a que ZEC llegó al alcaldía enarbolando la bandera de la auditoría ciudadana de la deuda o incluso del impago de la que consideraba ilegítima, en la actualidad el gobierno atiende a tiempo los vencimientos, se enorgullece de la reducción de los compromisos con los bancos y lo pone de ejemplo de buena gestión económica. De hecho, desde diciembre de 2015 hasta diciembre de 2018 la deuda ha disminuido en 215 millones (148 si no se tiene en cuenta la deuda del tranvía).

El dato es importante, pero la reducción de la deuda en Zaragoza ha ido en paralelo a la del resto de las grandes ciudades fruto de la intervención del Estado, salvo Barcelona –sube un millón–, cuyos préstamos bancarios son históricamente bajos en relación con su presupuesto y población. Es más, Zaragoza es la ciudad que menos ha bajado su deuda en los últimos cuatro años: un 20% (18% si no se tiene en cuenta el tranvía).

Madrid, con pagos anticipados millonarios, disminuyó su deuda de 4.767 a 2.762 millones. Esta acusada reducción de la deuda en la capital –un 42%– ha propiciado que Zaragoza sea la ciudad con más deuda por habitante (en 2014 estaba en segunda posición). En Valencia ha bajado un 38%, en Málaga un 31%, en Sevilla un 29%.

Etiquetas
Comentarios