Zaragoza
Suscríbete

sucesos

El hombre que fue tiroteado al atacar a dos policías con un machete, pendiente de varias operaciones

El sospechoso, que fue detenido y trasladado al hospital Miguel Servet de Zaragoza, aún no ha podido ser interrogado por los investigadores. 

El tiroteo se produjo sobre las 4.30 de la madrugada del domingo en este portal del número 76 de la calle de Ramón Pignatelli de Zaragoza.
El tiroteo se produjo sobre las 4.30 de la madrugada del domingo en este portal del número 76 de la calle de Ramón Pignatelli de Zaragoza.
José Miguel Marco

El hombre de 37 años que resultó herido la madrugada del domingo al ser tiroteado por dos agentes de la Policía Nacional a los que previamente había atacado con un machete de 40 centímetros de hoja en un portal de la calle de Ramón Pignatelli, muy cerca de la plaza de toros de La Misericordia, sigue ingresado en el módulo de detenidos del hospital Miguel Servet bajo custodia policial.

Según han informado fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Aragón, la vida del hombre, que ha sido identificado como J. E. M. y tiene casi una decena de reseñas policiales, no corre peligro y su evolución es favorable, aunque está pendiente de que se le realicen varias operaciones quirúrgicas. De momento, su estado de salud ha impedido que la Policía le tome declaración por los hechos que protagonizó el pasado domingo de madrugada.

Sobre las 4.30, algunos vecinos de la calle de Ramón Pignatelli llamaron alertados al 091 porque escuchaban muchos gritos procedentes de la vía pública. Varias patrullas de la Policía Nacional se desplazaron hasta esta zona del Casco Histórico y encontraron a numerosas personas que, al percatarse de la presencial policial, echaron a correr en distintas direcciones. Dos agentes lograron alcanzar a uno de los involucrados en la pelea en el portal del número 76 de la citada vía.

Al sentirse acorralado, J. E. M. sacó de entre sus ropas un enorme machete y se encaró con los funcionarios. Estos le gritaron varias veces que tirara el arma al suelo, pero hizo caso omiso y se abalanzó sobre ellos. Según fuentes oficiales, el agresor se encontraba a escasos dos metros de los policías, que viendo que sus vidas corrían serio peligro se vieron obligados a desenfundar sus armas reglamentarias y abrir fuego.

El objetivo de los agentes era neutralizar a esta persona, por lo que ambos apuntaron a las piernas. De hecho, parece que fue en ambas extremidades inferiores donde le hirieron. Tras el tiroteo en el portal, los policías actuantes vieron como los inquilinos de varias viviendas empezaban a arrojarles piedras y botellas desde algunas ventanas. Sintiéndose amenazados, solicitaron refuerzos a la central del 091. Hasta tres personas fueron identificados para ser investigados por delitos de atentado a la autoridad y amenazas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión