Zaragoza

sucesos en zaragoza

La familia del preso que murió en una celda de aislamiento acude a los tribunales 

Pedro Antonio C. H., de 21 años, se suicidó presuntamente con el cable de un aparato de televisión.

zuera prision
Entrada de la prisión de Zaragoza, situada en Zuera. .
Heraldo de Aragón

La familia de Pedro Antonio C. H. ha presentado una denuncia en los juzgados para que se investigue su muerte, ocurrida el pasado 28 de mayo en una celda de aislamiento de la cárcel de Zuera. Según los médicos forenses, se trató de un suicidio y la causa del fallecimiento fue asfixia por ahorcadura. No obstante, al tratarse de un informe preliminar, las conclusiones están pendientes de estudios que podrían suponer alguna variación.

A través de su abogado, Marco Antonio Navarro, la familia traslada al juez sus «serias dudas» de que «realmente» se trate de un suicidio y pide que, «como mínimo», se investiguen las causas. Recuerda que primero se dijo que se había ahorcado en las duchas y, posteriormente, que había sido en su celda con el cable de la televisión. El letrado pregunta si es posible tener televisión en una celda de aislamiento cuando, a su juicio, no pueden tener ni cordones.

También ha solicitado las grabaciones de la cámara de seguridad que está dentro del módulo de aislamiento, así como las imágenes del altercado que Pedro Antonio C. H., de 21 años, tuvo con los funcionarios de prisiones, razón que adujeron para sancionarlo y enviarlo a la celda en la que luego falleció.

El abogado plantea al juez que, para el «mejor esclarecimiento de los hechos», tome declaración a los funcionarios de prisiones que tuvieron el altercado con el interno, así como a los que lo encontraron sin vida.

Destaca, igualmente, algunas «incongruencias» en la «poca información» que tiene la familia del preso y pregunta en su denuncia por qué no se le han entregado las pertenencias que Pedro Antonio C. H. tenía en la celda, así como el aparato de televisión. Además, ha aportado las cartas que escribió unos días antes a su mujer en las que, según la familia, comenta que está «perfectamente», como también le dijo a su abuela en la llamada telefónica que hizo dos días antes de morir.

El joven estaba cumpliendo una condena de tres años y medio de prisión por un robo con violencia cometido junto a su primo, Santiago H. S., de 27 años, del que fue víctima una anciana vecina de Las Fuentes.

Los dos siguieron a la mujer, de 84 años, hasta su portal y cuando iba a subir al ascensor la cogieron del cuello y con un mecanismo de estrangulamiento y asfixia, la dejaron inconsciente y le quitaron las joyas y el dinero. Ambos tenían otros juicios pendientes por otros cuatro robos similares, todos a ancianas.

Etiquetas
Comentarios