Zaragoza

Admiten que casi asfixian a una anciana para robarle en un ascensor

Los acusados, que usaban el método conocido como ‘mataleón’, serán condenados a 7 años y medio

Pedro Antonio Calahorra Hernández, junto a su primo Santiago Hernández Serrano, en el juicio que se celebró en la Audiencia de Zaragoza el pasado 25 de enero.
Los dos acusados, con el rostro tapado, este miércoles, en la Audiencia Provincial de Zaragoza.
Oliver Duch

Santiago Hernández Serrano, de 26 años, y Pedro Antonio Calahorra Hernández, de 21,  han reconocido ser los autores del asalto sufrido por una anciana 84 años, a la que asfixiaron hasta dejarle inconsciente y así poder robarle las joyas y el dinero que llevaba. Por este robo, Calahorra será condenado a tres años y medio de cárcel y Hernández a cuatro, ya que es reincidente. De hecho, ambos tienen antecedentes y están pendientes de ser juzgados por tres atracos similares, todos a mujeres mayores, cometidos en apenas un mes y medio este verano pasado en Zaragoza.

El asalto juzgado este miércoles lo cometieron sobre las 21.00 del 12 de agosto. Los acusados eligieron previamente a la víctima y la siguieron por Miguel Servet hasta llegar a su casa, situada en una vía perpendicular a esta vía principal. Cuando abrió la puerta de la calle, los delincuentes entraron detrás de la mujer, se dirigieron al ascensor y accedieron a él a la vez que ella. Allí, la cogieron del cuello y con un mecanismo de estrangulamiento y asfixia –peligroso método conocido como ‘mataleón y usado por los delincuentes– la dejaron inconsciente. Tirada en el suelo, le arrebataron todas las joyas –valoradas en 1.716 euros–, el teléfono móvil y 40 euros que llevaba en la cartera.

La señora sufrió un síncope, además de erosiones en el cuello y en los dedos causadas al arrancarle dos cadenas de oro y varios anillos. La agresión fue tan repentina que aunque intentó decirles que se estaba ahogando no pudo articular palabra y se desvaneció. Cuando recobró la consciencia, no pudo levantarse del suelo y golpeó en la puerta del ascensor hasta que los vecinos la auxiliaron.

A pesar de la violencia empleada, la víctima pudo identificar después sin ninguna duda a los agresores, tanto en foto como en rueda de reconocimiento, y sentarlos en el banquillo. El acuerdo entre la Fiscalía y las defensas, ejercidas por los abogados Marco Antonio Navarro y Javier Elía, ha hecho innecesario celebrar el juicio, que los magistrados de la Sección Tercera han dejado visto para sentencia.

Se da la circunstancia de que Calahorra fue padre la noche de este martes y que la mujer de Hernández, que no ha dejado de llorar en los escasos minutos que duró la vista, está embarazada de gemelos."Tranquila que soy fuerte, que no pueden conmigo", le ha dicho el acusado antes de que se lo llevaran a los policías."No te preocupes, que somos jóvenes y de la cárcel se sale", ha gritado el otro.

Etiquetas
Comentarios