Zaragoza

Libros

Raúl Gómez: “El ‘running’ es un regalador infinito de cosas buenas y de sensaciones increíbles”

El reportero y presentador de ‘Maraton Man’ (Movistar+) recala en Zaragoza con motivo de la presentación de su primer libro: ‘La vida mola’.

Raúl Gómez, en Zaragoza
Raúl Gómez, en Zaragoza
C.I.

Quien conoce a Raúl Gómez, reportero de programas como ‘Caiga Quien Caiga’, ‘Negocia Como Puedas’ u ‘Otra Movida’ y actualmente presentador de ‘Maraton Man’, programa emitido por Movistar+ con el que recorre el mundo entero participando en algunas de las carreras más famosas; reconoce “La vida mola” como uno de sus lemas de vida. Hoy, cuenta con decenas de maratones a sus espaldas y ha pisado con sus zapatillas países como Kenia, Tailandia, Rumanía, Estados Unidos, Costa Rica, Perú, Israel, Japón, Nepal o Francia.

En sus más de 250 páginas, el autor recorre algunas de las vivencias más importantes de su vida, a la cual se enfrenta como si de una carrera de fondo se tratase, con sus momentos de alegría, nervios y magia, pero también de cansancio, miedo e incertidumbre. “No es un libro para ‘runners’ ni un manual de autoayuda, aunque sí que está ayudando a mucha gente”, asegura el barcelonés. “Para mí ha sido como vaciar una mochila cargada de experiencias, como un ‘streaptease’ literario pero sin caer en las típicas frases de azucarillo. Siempre he afrontado la vida con optimismo a pesar de los golpes más duros, al final hay que seguir adelante. La vida es eso, como en una carrera”, reflexiona.

"Llevo desde los 18 años robando sonrisas a la gente a través del entrenamiento"

Sin duda, uno de los momentos más duros de su vida fue la pérdida de su hermano mayor, Roberto, en un accidente de tráfico cuando tan solo tenía 21 años. “Entonces yo tenía 18 y en aquel momento se me vino el mundo encima. Perdí a mi mejor amigo. Hoy sé que si hay algo que he aprendido de todo esto es que tenemos que disfrutar de la vida porque en un momento puede acabarse todo”, prosigue.

‘La vida mola’ aborda constantemente otro concepto muy maratoniano como es ‘El muro’, una suerte de bloqueo físico y mental que comienza a partir del kilómetro 30 de la carrera y que se produce al agotar las reservas de energía del cuerpo. Aunque su primera maratón tuvo lugar en Madrid en 2011 –hoy ya ha superado 19 por todo el mundo-, Gómez recuerda con especial emoción la primera carrera de 12 kilómetros en la que participó junto a su hermano cuando tan solo tenía 12 años.

“Llevo desde los 18 años robando sonrisas a la gente a través del entretenimiento y es casi una obsesión para mí. Hoy recorro el mundo de la mano de mis dos pasiones, el ‘running’ y la televisión, y he visitado más de 40 países en cuatro años”, reconoce. Sin embargo, asegura que ‘La vida mola’ no trata de dar lecciones a nadie, sino más bien compartir parte de las reflexiones que ha coleccionado a lo largo de todo el proceso: “En cada viaje hablo con mucha gente y conozco historias increíbles. Creo que el ‘running’ es un regalador infinito de cosas buenas y de sensaciones increíbles”.

"Aquí ganar es llegar a la meta y cada uno llega en su momento"

Además, asegura que se trata de un deporte especial por muchos motivos, por un lado por los valores que transmite –como el compañerismo, el esfuerzo, la paciencia o la constancia- pero, sobre todo, porque en el ‘running’ no existen ganadores ni perdedores. “No solo no soy el mejor, incluso diría que soy de los más lentos. Simplemente soy un corredor popular que corre para disfrutar. Aquí ganar es llegar a la meta y cada uno llega en su momento”, admite.

El gimnasio más grande del mundo

Además, en este viaje literario, Gómez habla de todas aquellas personas que han marcado un hito en la historia de este deporte apto para todos los públicos, y para el cual, admite, “contamos con el gimnasio más grande del mundo”. “Hablo de las primeras mujeres corredoras, que tuvieron prohibida su participación en maratones hasta 1967 y de personas mayores que rompen las barreras de la edad y siguen corriendo”, explica.

También habla de las mujeres que han marcado su vida, como su pareja, Sandra, o su hija, Julieta. "Recibí la noticia del embarazo en pleno desierto de Arizona a punto de grabar un programa. No daba crédito. En ese momento decidí escribirle unas palabras. En 'Carta a Julieta', capítulo final del libro, le cuenta a su hija todo lo que le gustaría que le hubiesen leído de pequeño: “Si algún día me pasase algo, al menos le quedarían esas letras”.

A pesar de haber recorrido Nueva York junto a más de 60.000 corredores, o haber disfrutado de escenarios de lo más peculiares como el Maratón de los Castillos de Medoc, en cuyos avituallamientos cuentan con vino en lugar de agua… Gómez recuerda que en Zaragoza vivió una de sus experiencias deportivas más bonitas en una 10K en la que logró su mejor marca personal con 42 minutos de carrera.

Etiquetas
Comentarios