Zaragoza

Turismo

Las viviendas de uso turístico se duplican en un año en Zaragoza

Ya son 315 las inscritas en la capital en el registro autonómico de VUT. La mayoría se concentran entre el Gancho y el Casco Histórico.

La calle de Alfonso I es la que más viviendas de uso turístico concentra en Zaragoza.
HA

El boom de las viviendas de uso turístico en Zaragoza es algo real y, aunque las cifras no pueden compararse con las de Madrid o Barcelona, es evidente que el modelo se está asentando con fuerza en las zonas más céntricas de la ciudad. 

La trayectoria de Alojamientos Zaragoza es un claro ejemplo de ello. Los hermanos Lardiés, gerentes de esta sociedad, comenzaron en el negocio en 2017 arrendando tres pisos en el Casco Histórico y a día de hoy, dos años después, ya gestionan una cartera de veinte viviendas en distintos bloques que alquilan por días a los turistas que visitan la ciudad.

"Es un cambio de tendencia y de necesidad", exponen estos hermanos que ya tienen a siete trabajadores en plantilla y aspiran a llegar a los 50 pisos en 2020. "La gente cuando viaja quiere cada vez más esa libertad que da un piso y decidir cosas tan básicas como si cena fuera o se prepara una ensalada con lo que se ha comprado en el supermercado", resumen.

La evolución del registro de Viviendas de Uso Turístico del Gobierno de Aragón da fe de la explosión de este modelo en la capital aragonesa. El Ejecutivo autonómico empezó hace ya cuatro años a regular las viviendas turísticas y a exigir a sus gestores la inscripción en este registro. Desde entonces, éste no deja de crecer y el número de VUT se incrementa de ejercicio en ejercicio de forma exponencial. Si hace apenas un año figuraban en ese registro 138 viviendas de uso turístico en Zaragoza, hoy ya son 315, es decir, un 128% más.

En algunas zonas, esta explosión de pisos que se alquilan por semanas -o incluso por días- ha sido todavía más fuerte y en el área del código postal 50003 se ha multiplicado por tres la oferta de alojamientos de este tipo. En La Almozara apenas se localizan cuatro o cinco de modo que los otros 110 pisos registrados en este código postal se reparten entre el El Gancho y la zona del Casco comprendida entre la avenida de César Augusto y la calle Don Jaime.

La calle de Alfonso I es, de hecho, la que más VUT concentra en la capital, con 13 viviendas de uso turístico distribuidas en ocho edificios. Alguno de ellos con hasta tres viviendas en alquiler por bloque.

Hay que recordar que las Viviendas de Uso Turístico se rigen por normas distintas a las de los Apartamentos Turísticos. En el caso de las VUT, cada propietario solo puede incluir en este sistema un apartamento por bloque de viviendas y no puede arrendarlo por periodos superiores a un mes a cada inquilino. De modo que los tres apartamentos registrados como VUT en el número 40 de la calle Alfonso pertenecen a propietarios diferentes, al igual que los tres ubicados en el número 43 o los dos del portal número 27.

Tras la calle Alfonso, es la de Basilio Boggiero, en El Gancho, la segunda con más viviendas particulares anunciadas en plataformas como Airbnb (ocho apartamentos), justo por delante de las de Casta Álvarez y Conde Aranda, con siete pisos registrados cada una. A continuación, serían la avenida de César Augusto y la calle de Predicadores, con cinco viviendas de uso turístico por vía, las que más VUT ofrecen a los turistas que visitan Zaragoza.

A raíz de este auge de estos alojamientos en España, los medios nacionales se han venido haciendo eco de los problemas de convivencia generados entre vecinos, propietarios y turistas en los principales barrios de grandes ciudades como Madrid o Barcelona. Problemas que han derivado en que el Gobierno haya intervenido para permitir a las comunidades de vecinos vetar los pisos turísticos si una mayoría de tres quintos se opone a ellos. También les permite aumentar hasta un 20% la cuota de la comunidad al arrendador de la vivienda.

Pero Zaragoza no es Barcelona ni en número ni en tipo de turistas. Por eso, según aseguran los hermanos Lardiés, los problemas con los vecinos no son algo demasiado frecuente: "Una vez tuvimos una incidencia porque una persona hizo sus necesidades en el rellano. Por supuesto le penalizamos y pedimos disculpas a la comunidad pero generalmente ocurre todo lo contrario. Nosotros tenemos que tener contentos a los clientes porque vivimos de las valoraciones que dejan en internet, así que si hay alguna incidencia en el bloque, como que se estropea el ascensor, por ejemplo, mandamos a nuestros técnicos para que lo arreglen y lo solucionamos antes de lo que lo haría la comunidad", defiende uno de los Lardiés.

En su caso, ninguna comunidad de vecinos les ha planteado por ahora la posibilidad de subirles la cuota mensual y, desde su punto de vista, "no tendría mucho sentido" porque, según defienden, "se hace el mismo uso de todo que los vecinos que viven allí los 365 días del año". 

Por lo general, los pisos VUT que se ofrecen a turistas en Zaragoza oscilan de media entre los 40 y los 60 metros cuadrados y se ofrecen por entre los 400 y los 600 euros por semana, en función de las fechas, el tamaño y el número de inquilinos a albergar.

Etiquetas
Comentarios