Despliega el menú
Zaragoza

barrios de zaragoza

El quiosco del Parque de Torre Ramona, “un peligro inminente”

La Asociación de Vecinos Las Fuentes de Tramacastilla pide que tanto el quiosco de la música como el bar terraza se eliminen, porque no cumplen con ninguna función y presentan un estado semiruinoso.

El quiosco del Parque de Torre Ramona, "un peligro"
El quiosco del Parque de Torre Ramona, "un peligro"
AAVV Las Fuentes de Tramacastilla

Como muchos otros parques de Zaragoza, el de Torre Ramona alberga en su interior un quiosco de la música y un bar terraza que aspiraban a convertirse en lugares de reunión en los que programar actividades para dinamizar la vida en el parque. Pero nada más lejos de la realidad, porque el estado que presentan en la actualidad preocupa a la Asociación de Vecinos Las Fuentes de Tramacastilla, que pide a la administración que intervenga antes de que se produzca algún accidente.

“Lo hemos denunciado muchas veces presentando instancias en la Junta de Distrito, pero nos dicen que están esperando a que se haga la remodelación del parque”, apunta José Luis Ibáñez, presidente del colectivo vecinal. Su principal temor es que las construcciones se vengan abajo por causa de las inclemencias meteorológicas. “En el quiosco hay peligro de derrumbe, porque el agua de la lluvia se filtra. Se están agrietando las cornisas del tejado y hay losas de un tamaño considerable que sobresalen y están a punto de caerse”, advierte.

Además, desconocen en qué condiciones está la parte superior del tejado, lo que puede suponer un factor de riesgo añadido por la acumulación de ramas u otros elementos. “No sabemos cuánto peso está soportando ahora mismo”, afirma Ibáñez.

A tan solo unos metros del quiosco de la música, que no tiene más uso que el de ofrecer un pequeño resguardo a los viandantes durante los días de lluvia, se encuentra el bar terraza, abandonado a su suerte y en el que los actos vandálicos han ido haciendo mella a lo largo de los años. “Este también está fatal, en cualquier momento se cae. Lo tabicaron para que nadie entrara pero los vándalos han reventado las chapas metálicas”, explican desde la asociación. Hoy sus paredes tan solo sirven para albergar pintadas y desperdicios en su interior, por eso piden que ambas construcciones se echen abajo para minimizar riesgos. “Solo traen problemas y son un peligro inminente. Antes de que pase algo queremos que se solucione, porque ¿quién nos asegura que un día de aire no se van a venir abajo? Llevamos mucho tiempo viendo cómo se deterioran”, argumenta Ibáñez.

Bar terraza de Torre Ramona
Bar terraza de Torre Ramona
Leyre Ruiz

Y es que, a pesar de que varios quioscos bares de otras zonas de Zaragoza salieron a licitación hace escasamente quince días para volver a retomar su actividad, el de Torre Ramona no fue incluido en el listado. “Hace ocho años sí que salió a licitación, pero nadie lo cogió porque tenían que hacerse cargo de su rehabilitación”, apuntan desde Las Fuentes de Tramacastilla, que consideran que su mal estado complica cualquier intento de puesta en marcha. “Que los tiren e instalen algo que sí pueda ser utilizado”, esgrimen.

Fuentes, adoquines y columpios, asuntos que mejorar

La de los quioscos no es la única deficiencia que sufre el parque de Torre Ramona según Ibáñez. Para él, hablar de esta zona verde significa también hablar de fuentes que no funcionan correctamente, adoquines levantados con los que llevarse un buen tropezón y columpios para niños que han quedado totalmente obsoletos.

“Con las fuentes tenemos el mismo problema de siempre, siguen igual”, asegura Ibáñez. El suministro de agua se restableció con la llegada de la primavera y vuelven a repetirse las estampas de los surtidores encharcados por no estar conectados a la red municipal de saneamiento y disponer de pozos ciegos que se rebasan.

“Nos han vendido la moto de que en octubre comenzarán a arreglar todo esto, pero hasta que no lo veamos no nos lo creeremos” dice Ibáñez en relación a la aprobación, en marzo, del proyecto básico para la reforma del Parque Torre Ramona, que supondrá una inversión de 762.000 euros y que se espera que concluya a finales de 2019.

Por último, también reclaman una mayor presencia policial para evitar la práctica del botellón durante las noches y episodios como el que se vivió el pasado mes de abril en los jardines del parque, cuando un perro de raza potencialmente peligrosa que iba suelto atacó a otro can de menor tamaño causándole heridas tan graves que le provocaron la muerte.

Etiquetas
Comentarios