Zaragoza

sucesos en zaragoza

Prisión por tentativa de homicidio para el dueño del pub que acuchilló a su camarero

El agresor no quiso contestar a las preguntas del Grupo de Homicidios de la Policía, pero sí ha dado al juez de guardia su versión de lo ocurrido el pasado domingo en el pub Göia de la calle de José María Lacarra de Zaragoza.

Traslado del detenido por el acuchillamiento de la calle Lacarra / 21-05-2019 / Foto: Oliver Duch [[[FOTOGRAFOS]]]
El detenido ha sido conducido al juzgado de guardia en este furgón policial a primera hora de la tarde.
Oliver Duch

El juez de guardia ha decretado este martes el ingreso en prisión provisional de Ian R. B., dueño del pub Göia y detenido el pasado domingo en la calle de José María Lacarra de Zaragoza por el apuñalamiento del joven Alejandro A. C., quien trabajaba en el establecimiento como camarero. Tras una breve declaración de apenas 10 minutos y atendiendo a la gravedad de los hechos y el riesgo de fuga, la Fiscalía ha solicitado prisión para el encausado. Y el titular del Juzgado de Instrucción número 1, José Ignacio Martínez, ha terminado atendiendo la petición y enviando al detenido al centro penitenciario de Zuera como presunto autor de un delito de homicidio en grado de tentativa.

El empresario, al que atiende una abogada de oficio, no quiso contestar a la preguntas de los investigadores del Grupo de Homicidios de la Policía Nacional. De ahí que estos no hayan agotado el plazo máximo de detención y hayan optado por poner al agresor a disposición judicial. Al parecer, durante su comparecencia, el hombre tampoco ha sido prolijo en explicaciones, pero sí ha desmentido parte de la versión que la víctima ha dado este martes a HERALDO.

Pese a llevar bastante tiempo en Zaragoza, el investigado ha contestado a las preguntas del juez asistido por una intérprete de francés. Porque, aunque nacido en Estados Unidos, el dueño del pub Göia tiene nacionalidad francesa.

El apuñalamiento del camarero causó una gran conmoción, ya que se produjo en una céntrica calle de Zaragoza y a plena luz del día. De hecho, fue sobre las 10.00 cuando los vecinos vieron salir a los dos hombres del local, donde había permanecido bebiendo tras cerrar al público, casi cinco horas antes.

Por fortuna para la víctima, varios de los viandantes, incluido un empleado de la limpieza, se acercaron a ayudarle y lograron desarmar y retener al agresor hasta que llegó la Policía.

Etiquetas
Comentarios