Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Lo que Zaragoza y el Erasmus unió sigue vivo tras 20 años

Un grupo de estudiantes Erasmus de diferentes países volvieron este pasado fin de semana a la capital aragonesa para recordar su estancia en 1999.

El grupo de amigos volverá a reunirse en Zaragoza en el año 2025.
El grupo de amigos volverá a reunirse en Zaragoza en el año 2025.
HA

20 años han pasado desde que un grupo de estudiantes de Erasmus se conocieron por primera vez en Zaragoza. Marco Ferraroni, Francesco Terzulli, Lars Edler, Ceci Merús, Martin Olilla, Luca Manfioletti, Maurizio Corradini, Sonja Eigen, Nanna Sundman, Marie Green y Annika Boström, llegaron en 1999 a la capital aragonesa para alargar su estancia durante doce meses. La mayoría estudiaba económicas, por lo que el centro de la ciudad se lo conocían a pie de cañón. Pero lo que no sabían nada más llegar era que ese año no iba a ser el único que iban a estar juntos, porque el núcleo de amistad fue tan fuerte que siguen viéndose cada dos años, cada vez en un lugar diferente. Zaragoza es la tercera vez que los une. "Vinimos en 2009 porque decidimos venir todos juntos al lugar en el que nos conocimos, y decidimos hacerlo cada 10 años", manifiesta Marco Ferraroni, natural de Italia.

Reencuentro en 2009, 10 años más tarde de estar estudiando en Zaragoza.
Reencuentro en 2009, 10 años más tarde de estar estudiando en Zaragoza.
HA

Gracias a esa firmeza de volverse a ver, este pasado fin de semana se reencontraron con Zaragoza. "Lo pasamos genial, la gente es muy abierta". Marco relata que escogió España para estudiar por su cultura. "Italia y España son como hermanos gemelos, la cultura es muy parecida. Tenía la opción de estudiar en Barcelona o en Zaragoza, y desde el principio lo tuve muy claro", afirma con orgullo. La idea de estudiar en catalán no iba con él, porque realmente lo que quería aprender era castellano. "Vivo en Bolonia y la capital de Aragón es una ciudad muy parecida y que además, tiene de todo, por lo que me pareció buena opción", sostiene el italiano. 

Los que fueron estudiantes hicieron un recorrido por los lugares que solían frecuentar. Visitaron la facultad, el dormitorio del campus, que aseguran que no ha cambiado nada, y como no, se fueron de ruta por el tubo y el casco. "Fuimos a la cucaracha y a la casa del loco, dos bares en los que no faltábamos los jueves", expresa Marco entre risas. 

20 años no pasan en vano y Marco y sus amigos lo notaron. "Algunos bares han cambiado, pero en donde realmente hemos visto un cambio ha sido en la ciudad". Una Zaragoza responsable, así definen a la ciudad actual. Aseguran que la han visto "totalmente transformada", sobre todo en cuanto a transporte y movilidad sostenible. "Es increíble las decisiones que se han tomado a corto plazo, cuando seguro que han traído discusiones, pero aun así se han hecho para la mejora de la ciudadanía y del medio ambiente", apostilla. El tranvía, los carriles bici, los patinetes y las motos de alquiler, son los ejemplos de cambio de los que este grupo de amigos estuvieron hablando. "El Ayuntamiento ha hecho cambios radicales, y son fantásticos. Me gustaría que esto pasara también en Bolonia". Responsable también en cuanto a la vida social. Están seguros de que la gente ahora es más tranquila. "No hemos visto tanto botellón en las calles como había en 1999, ni el casco tan loco como lo fue en su día", alega el que en su día estudió en la Facultad de Economía.

El grupo de estudiantes, junto a más jóvenes, en la Navidad de 1999.
El grupo de estudiantes, junto a más jóvenes, en la Navidad de 1999.
HA

Aseguran que volver les sirve para ver todos estos cambios pero también para ver cómo han cambiado sus vidas. Volver en otros 10 años creen que es un plazo muy largo, por lo que Zaragoza volverá a verles las caras en 2025.

Etiquetas
Comentarios