Despliega el menú
Zaragoza

Heraldo Saludable

Sucesos en Zaragoza

La Policía revisa las cámaras para ver si una menor atacó también a las sanitarias

La mujer detenida declaró que solo ella se encaró con las sanitarias del Hospital Provincial, pero la investigación sigue abierta.

Los sindicatos médicos y de enfermería se han concentrado este martes en protesta por la última agresión ocurrida en el Hospital Provincial de Zaragoza.

La Policía Nacional va a revisar las cámaras de seguridad del Hospital Provincial de Zaragoza para averiguar si en la agresión que sufrieron el pasado domingo dos auxiliares de enfermería podría haber implicada más de una persona. Por estos hechos se detuvo ya una una mujer, familiar de uno de los pacientes ingresados. Sin embargo, al ser interrogadas por los agentes, las víctimas del ataque dijeron que al menos otra chica -posiblemente, menor de edad- les había lanzado patadas y puñetazos.

La agresión se produjo en torno a las 22.30 en la segunda planta del hospital, después de que las sanitarias explicaran a los parientes del enfermo -un grupo de 14 personas- que no podían ocupar el pasillo con sus enseres, ya que estaban dispuestos a pasar allí todos la noche. Lejos de seguir las indicaciones que les habían dado, estas personas reaccionaron de forma violenta golpeando y tirando del pelo a las auxiliares de enfermería. Ello obligó a intervenir en un primer momento a un celador y a la Policía Nacional, después.

Según han indicado fuentes de la Jefatura Superior de Policía, los agentes procedieron al arresto de una de las mujeres como presunta autora de un delito de lesiones y otro de atentado a la autoridad. Al parecer, al interrogarle por lo sucedido, esta persona dijo que la única implicada en la trifulca había sido ella. Pero los investigadores quieren ver las grabaciones de las cámaras y seguir hablando con los testigos para comprobar si, efectivamente, podría haber una menor involucrada.

El personal del Hospital Provincial ha convocado este martes a mediodía una concentración a las puertas del centro, ubicado en la calle de Ramón y Cajal, para mostrar su más enérgica protesta por la agresión y por la excesiva frecuencia con que se están produciendo este tipo de indicentes.

Hablan de una "mirada desafiante"

Por su parte, una persona que se ha identificado como familiar de la detenida se ha puesto en contacto con este periódico para dar su versión sobre lo ocurrido. Asegura que en el hospital estaban siete adultos y cuatro menores y que se encararon con una enfermera porque les lanzó “una mirada desafiante”. Según este hombre, la otra sanitaria les mentó “a sus muertos”.

Etiquetas
Comentarios