Despliega el menú
Zaragoza

tribunales

El zaragozano que buscó en internet cómo matar a su mujer se enfrenta a 22 años de cárcel

David Pellicer usó la maniobra de ‘mataleón’. Según los forenses, abordó a la víctima por detrás, le rodeó
el cuello con el brazo y la estranguló.

La pareja vivía en esta finca de la calle de Zapata, en el barrio de Las Delicias de Zaragoza. j
La pareja vivía en esta finca de la calle de Zapata, en el barrio de Las Delicias de Zaragoza. j
José Miguel Marco

David Pellicer Criado, en prisión provisional desde junio de 2018 por haber matado a su pareja sentimental en el domicilio que compartían en el barrio de Las Delicias, se enfrenta a una posible condena de 22 años de cárcel por un delito de asesinato. Un jurado popular será quien juzgue este crimen de violencia machista, uno de los cuatro que se cometieron en Aragón durante el pasado año.

La Fiscalía lo considera autor de un asesinato con alevosía. Este hombre de 40 años estuvo toda una semana consultando numerosas páginas de internet en las que se detallan técnicas de muerte por estrangulamiento y ahorcamiento y otras en las que se explican diversos modos de matar a una persona simulando un accidente y logrando salir impune.

Pero además de planear el crimen, David Pellicer no dio ni una sola oportunidad de defensa a Raquel D., la que había sido su compañera en los últimos 17 años y con la que tenía una hija de 9. El agresor la abordó por la espalda y utilizando una maniobra conocida como ‘mataleón’, le rodeó el cuello con el brazo y le rompió las cervicales, al tiempo que le impedía respirar tapándole la boca y la nariz con la mano.

La Fiscalía también aprecia que en este caso concurren las agravantes de parentesco y violencia de género. De hecho, este asesinato entrará a formar parte de las frías estadísticas judiciales que reflejan que en el 67% de las sentencias dictadas entre 2016 y 2018 por homicidios consumados o en grado de tentativa se recogía la no aceptación de la separación como motivación o desencadenante de la agresión.

"Se le fue la cabeza"

Según declaró el acusado ante el juez instructor, cuando la noche del crimen empezó a pensar que no había vuelta a atrás en su relación y que Raquel D. lo iba a dejar definitivamente "se le fue la cabeza" y la mató. Lo que ocurre en este caso es que la reacción no parece que fuera producto de un "arrebato", ya que la Policía descubrió que desde el 18 de junio hasta el 25 que perpetró el asesinato visitó 16 páginas web relacionadas con el ahorcamiento y la asfixia mecánica. Es más, comenzó a buscar información el mismo día que Raquel D. le anunció que ya no quería seguir con él.

El acusado utilizó una "enorme" e "intensa" fuerza para acabar con la vida de su compañera, según detectaron los médicos forenses en la autopsia. La mujer presentaba importantes lesiones en el cuello, cabeza, boca, nariz y tórax, todas ellas reveladoras del mecanismo de asfixia. Por el contrario, no encontraron ni una señal de defensa en el cuerpo de la víctima, ni en extremidades, manos o uñas, lo que pone de manifiesto que la abordó por al espalda y cuando estaba totalmente desprevenida.

Una vez que Raquel D. yacía en el suelo, arrojó sobre su rostro un líquido alcohólico, sin que todavía se sepa el objetivo que perseguía con ello.

La Fiscalía quiere que siga alejado de su hija tras la condena

David Pellicer Criado y Raquel D. P. habían convivido durante 17 años y tenían en común una hija de 9. Desde que el acusado mató a la madre de la niña, esta vive con la abuela materna, que actualmente ostenta su custodia. Dada la corta edad de la menor y los graves perjuicios psicológicos que podía causarle la comunicación con su padre, el Juzgado de Violencia sobre la Mujer decidió prohibir de forma cautelar que el encausado se comunicara con ella (y con la abuela) por cualquier medio, por lo menos hasta que sea mayor.

La Fiscalía, en su escrito de calificación provisional, solicita además de los 22 años de prisión por asesinato, el alejamiento de su hija durante otros diez una vez cumplida la condena de cárcel. En cuanto a la responsabilidad civil, el Ministerio Público plantea que el acusado, defendido por la abogada Carmen Sánchez, sea condenado a indemnizar a su hija con 100.000 euros; con 30.000 a la madre de Raquel D. P. y con 10.000 euros a cada uno de sus dos hermanos, a los que tampoco podrá acercarse o comunicar con ellos.

Consulta aquí más noticias sobre sucesos en Zaragoza.

Etiquetas
Comentarios