Despliega el menú
Zaragoza

Ayuntamiento de Zaragoza

Rivarés suspende una comisión por falta de cuórum y se niega a reanudarla

La decisión del edil ha sido fruto de una confusión sobre los miembros que debían estar presentes en la sesión, que se tendrá que convocar de nuevo.

Fernando Rivarés
El concejal de Economía, Fernando Rivarés, en el pleno del pasado 1 de marzo.
Toni Galán

El concejal de Economía, Fernando Rivarés, ha sido protagonista de otra bronca en el Ayuntamiento de Zaragoza. El responsable municipal ha decidido suspender este jueves una comisión extraordinaria mixta de Economía y Servicios Públicos solicitada por el PP porque en un momento puntual el secretario ha advertido que no había cuórum. Pese a que poco después había un número suficiente de concejales, Rivarés se ha negado a reanudar la sesión.

El incidente se ha producido cuando la comisión entraba en la recta final. En ese momento faltaban el nacionalista Carmelo Asensio y la socialista Marta Aparicio, cuando ha abandonado la sala Patricia Cavero (PP). Quedaban entonces seis ediles en la comisión. Según el secretario debían estar siete (un tercio del total de miembros de la comisión). Para rizar el rizo, en realidad sí había cuórum, dado que el secretario hizo la cuenta sobre los 20 miembros de las comisiones de Economía y Servicios Públicos y no sobre 16, dado que hay ediles que están en las dos. Pero este hecho se ha advertido después, cuando la comisión había sido suspendida y no había nada que hacer.

Tras la confirmación de esta errónea falta de cuórum, Rivarés, como presidente de la comisión, ha ordenado la suspensión y ha culpado al PP, pese a que los populares contaban con los ediles María Navarro y Sebastián Contín, los portavoces de las dos comisiones. Por eso, María Navarro ha responsabilizado del problema a los representantes de PSOE y CHA.

No había abandonado la sala Fernando Rivarés cuando han entrado tanto el edil del PP José Ignacio Senao como la socialista Marta Aparicio. Instantes después se ha presentado Carmelo Asensio. Pero pese a que ya había un número suficiente de concejales para continuar, Rivarés no ha dado marcha atrás. La falta de cuórum no es una situación habitual, pero tampoco infrecuente. Generalmente se resuelve haciendo un breve receso y aguardando unos minutos para que se recupere el cuórum. A veces, ni siquiera se suspende la sesión y se continua el debate.

Rivarés ha abandonado la sala ante la sorpresa del resto de los concejales y de los propios funcionarios. Durante unos minutos, empleados públicos y concejales han aguardado a que Rivarés volviera e incluso el concejal Alberto Cubero le ha llamado por teléfono, pero tenía desconectado el móvil. 

El secretario de la comisión se ha dirigido al despacho de Rivarés para convencerle de retomar la sesión, pero no ha tenido éxito. Ahora, habrá que convocar de nuevo a todos los miembros de la comisión y a todo el personal funcionarial que hace labores de apoyo para poder terminar la sesión.

La polémica producida este jueves con Rivarés se suma a la del pasado lunes, cuando el alcalde, Pedro Santisteve, tuvo que suspender el pleno durante unos minutos después de una bronca que provocó el responsable de Economía con los ediles del PSOE.

Etiquetas
Comentarios