Zaragoza

ayuntamiento de zaragoza

Rivarés provoca una bronca con el PSOE que obliga al alcalde a suspender el pleno

El concejal de Economía ataca a los ediles socialistas relegados de las listas. Santisteve reanuda la sesión tras reunirse con los portavoces.

La bronca ha retornado al pleno del Ayuntamiento de Zaragoza. El concejal de Economía y Cultura, Fernando Rivarés, ha roto con la norma de cortesía de no referirse a los problemas de partido de los contrincantes políticos hasta el punto de provocar una bronca con el PSOE y obligar al alcalde, Pedro Santisteve, a suspender el pleno para que se calmaran los ánimos. Tras un receso y una reunión de los portavoces y el regidor, se ha reanudado la sesión.

La polémica se ha suscitado durante el debate sobre la liquidación del presupuesto, que ha provocado criticas generalizadas de los grupos de la oposición ante los malos resultados que arroja el ejercicio de 2018. Rivarés ya ha avisado del tono de su intervención cuando se ha referido a la portavoz de Ciudadanos, Sara Fernández, y ha señalado en tono despectivo que “no le dejaron hablar” en el acto político de la formación naranja que se celebró este domingo. Estas palabras han causado quejas y malestar por parte de los ediles de Cs.

Pero Rivarés no se ha quedado ahí y se ha referido también a la bancada socialista, a la que le ha recordado la situación en la que están la mayor parte de los ediles socialistas, que no repiten en las listas. Las protestas de los socialistas han subido de tono y Rivarés se ha escuchado gritos de “traidor” por parte del PSOE, por haber abandonado IU para integrarse en las listas de Podemos y poder repetir como concejal. 

La bronca ha amainado, pero Rivarés ha vuelto a atacar al edil socialista, Javier Trívez, con el argumento de que no va a repetir en la lista. "Le quedan este y uno más, compórtese en su penúltimo pleno", le ha espetado. Las protestas de los concejales del PSOE, que han increpado a Rivarés, han ido a más y Santisteve ha tratado de calmar los ánimos diciendo que si los ediles socialistas no interrumpieran a Rivarés este "no entraría al trapo"

El portavoz socialista, Carlos Pérez Anadón, ha exigido al alcalde, como responsable de ordenar el debate, que interviniera y frenara a Rivarés. Como los cruces de acusaciones no han cesado, finalmente Santisteve ha decidido suspender el pleno y ha convocado a los portavoces a su despacho.

Cuando han vuelto todos, Santisteve ha justificado la suspensión del pleno porque era “necesario calmar un poco el ambiente”. Ha pedido a los concejales que se “abstengan de hacer referencias a la situación personal o en el marco de su partido”, dado que “no competen a la ciudad”. “Lo ruego a todos, también a mi grupo municipal. Circunscribámonos a lo que estamos hablando”, ha dicho.

En la reanudación del pleno, el alcalde no ha dado el turno a Rivarés, que estaba en el uso de la palabra en el momento de la suspensión, lo que ha provocado el enfado del edil. Así se lo ha transmitido al portavoz del grupo de ZEC, Pablo Muñoz, a la vista de todos. En un debate posterior, Santisteve ha negado a Rivarés un turno de alusiones tras un rifirrafe con el PP, hecho que es otra evidencia de la grave tensión interna en ZEC.

Etiquetas
Comentarios