Zaragoza

entrevista

Pedro Santisteve: "Sin ningún género de dudas, la relación con el PSOE mejorará con Pilar Alegría"

El alcalde de Zaragoza está convencido de que su gestión ha mejorado la ciudad después de cuatro años. No obstante, en los últimos días ha visto caer el presupuesto de 2019, el plan de vivienda y sus propuestas para Torre Village.

PEDRO SANTISTEVE ALCALDE
El alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, el pasado viernes en su despacho del Ayuntamiento de Zaragoza.
Aránzazu Navarro

¿Qué balance hace de estos cuatro años?

Zaragoza está mejor sin ningún género de dudas. Hemos conseguido, más allá de sanear las cuentas, una política social de lucha contra la desigualdad en un contexto económico muy difícil, que había dejado a mucha gente en una situación muy precaria. Hemos trabajado en el ámbito de la lucha contra el cambio climático y hemos puesto a la ciudad en el circuito cultural al más alto nivel. Zaragoza ha experimentado cambios sustanciales y hemos echado por tierra un mantra que siempre ha manejado la derecha y es el de que la gente con espíritu transformador no sabía gestionar la economía.

Pero ha sido una etapa muy convulsa, con inestabilidad y crispación política.

No más allá de la situación del país. La prueba es que hemos aprobado tres presupuestos, hemos hecho grandes acuerdos como el plan de lucha contra la pobreza infantil, se han aprobado las ordenanzas fiscales. Otra cosa es que la oposición, fundamentalmente el PP, Cs y el PSOE, ha puesto palos en las ruedas y ha jugado a bloquear al gobierno, aunque significara bloquear la ciudad. Esa es la falta de generosidad que ha habido en el PP, en Cs y en el PSOE.

¿Y qué parte de responsabilidad asume usted?

Como plataforma ciudadana vinimos a cambiar las formas de una clase política que hacía del mandato representativo una profesión. Y eso ni se ha entendido ni se ha querido entender, ni nos lo han consentido.

Durante la última semana, PP, PSOE y Cs han tumbado el presupuesto, el plan de vivienda y su intento de no recurrir la sentencia de Torre Village.

¿Qué es lo que ha cambiado tras la aprobación de tres presupuestos? La proximidad de las elecciones. Están dispuestos, por atacar al gobierno municipal, a perjudicar a la ciudadanía, por cuestiones electoralistas. Es una grave irresponsabilidad de la oposición, salvo CHA.

¿No tener presupuesto supondrá un problema para la ciudad?

Porque haya unas elecciones no hay que paralizar la ciudad ni el funcionamiento de las entidades. Es un perjuicio que no se merecen. Vamos a modificar el presupuesto prorrogado para evitar esa grave injusticia al tejido asociativo, que no se merece la incompetencia de unos grupos y la irresponsabilidad de que se juegue por electoralismo con el dinero de la gente.

¿Y es sostenible paralizar Torre Village cuando está el 70% de la obra construida?

Esta ciudad tiene la mayor superficie en centros comerciales en las afueras, con el derroche que supone que la gente tenga que ir en coche a comprar. Y por cada empleo que se crea en una gran superficie se pierde un empleo y medio en el centro de la ciudad.

¿No teme las indemnizaciones?

Pero la cuestión es cómo se tiene el valor de hablar de indemnizaciones a alguien que está yendo contra la ley. Es una política de hechos consumados en que la administración siempre paga. Pues no. Igual hay que pensar en que quien incumple la ley debe asumir las consecuencias de sus actos. Y va también por los grupos que no atendieron las dudas que podía haber en esta operación.

Su mandato arrancó con gestos, como las polémicas de las banderas o el pabellón Príncipe Felipe. Se le criticó mucho.

Eso lo achaco a que no conocíamos el ambiente tóxico de este Ayuntamiento y que las cosas se sacaban de quicio y se forzaban interpretaciones que no venían a cuento. El Príncipe Felipe no hay que leerlo en clave republicana. Había que leerlo en clave de un homenaje a José Luis Abós. Que otros quisieran hacer esa lectura, porque en Barcelona había pasado no sé qué o en Madrid no sé cuantos…

Hubo controversias como la laca, los viajes o las oposiciones de su mujer y de cargos del ZEC.

Esa es la tomatina que encuentras en la televisión y en los medios.

El culmen del desacuerdo fue la crisis política que suscitó el cese de parte de los concejales de la oposición de las sociedades municipales. Fueron ocho meses de colapso político y tuvo que intervenir el Tribunal Constitucional. ¿Se equivocó?

Cuando se utilizan sociedades de gestión municipal para jugar al bloqueo político en temas tan sensibles como puede ser el del agua, un gobierno está obligado a gobernar.

Entonces, ¿lo volvería a hacer?

He hablado en multitud de ocasiones de que esto tiene que ver con una deficiente arquitectura municipal. Hay un proceso de parlamentarización de los ayuntamientos. Las entidades de gestión pública que deben entrar en la órbita del ejecutivo y la fiscalización corresponde al pleno. Así se hizo para evitar los bloqueos a los gobiernos municipales.

¿Cómo puede justificar un movimiento que se define como municipalista y asambleario la decisión de tratar de gobernar sin contar con el pleno, donde reside la voluntad popular?

El pleno está para fiscalizar al gobierno en los ayuntamientos, en el Estado y en las autonomías. No veo la contradicción.

¿Ha llegado a temer una moción de censura?

Son cuestiones que se te pueden pasar por la cabeza. Pero si no lo han hecho es porque no se han atrevido. Y si no se han atrevido es porque igual estábamos haciendo bien las cosas y no estaban dispuestos a correr con el coste político de una moción de censura que podía fracasar.

Logró el acuerdo con la ley de capitalidad, pero su relación con Lambán ha sido difícil. ¿Qué ha pasado?

¿Qué ha pasado? No es qué ha pasado con el Gobierno de Aragón o con Lambán. Es qué ha pasado con el PSOE y a qué ha jugado el PSOE. Qué poca generosidad, qué pocas ganas de debatir sobre los grandes problemas, y qué poco responder a las demandas de lealtad, de colaboración y cooperación entre instituciones. Siempre que ha habido una propuesta del Ayuntamiento o del alcalde se ha pasado por el tamiz partidista. Es inconcebible. Aragón no se puede permitir que la ciudad y el Gobierno regional estén en un permanente rifirrafe. Enfrentar a Zaragoza con Aragón se ha terminado.

¿Ha sido desleal el Gobierno de Aragón?

En el terreno de la lealtad institucional deberían haber dado ejemplo los que llevan 30 años en la vida política, no nosotros a ellos, que somos nuevos.

Ellos le acusan de lo mismo, que el Ayuntamiento no ha jugado limpio con asuntos como el ICA.

¿No hemos jugado limpio? Lo que ha hecho el Ayuntamiento de Zaragoza es defender a sus vecinos. ¿Cuándo se ha querido reunir el señor Lambán para hablar del ICA? Se han quedado en una política de sacarle dinero a los zaragozanos para pagar los pufos del plan de saneamiento del agua. Es inconcebible. Por eso ha habido 50.000 recursos y 100.000 impagos. Y no es una cuestión que el Ayuntamiento haya propiciado. Hemos estado en nuestro sitio defendiendo los intereses de los vecinos.

¿Cuál ha sido su mayor error?

El haber confiado durante estos cuatro años en que el PSOE podía cambiar y ponerse a la altura de los tiempos.

ZEC no logró o no quiso cerrar un acuerdo político con PSOE y CHA en el inicio de la corporación y optó por gobernar en minoría. ¿Se arrepiente?

Habría que ver quién no quiso. Hubo tanteos y nosotros buscamos un acuerdo más serio, pero se fueron poniendo excusas y fue imposible. El problema ha sido un PSOE que después de la investidura se dedicó a atacar a este gobierno. Es incomprensible que el PSOE haya estado votando con el PP y Cs. No lo entiende nadie.

¿A qué lo atribuye?

Habría que preguntárselo a ellos, porque no va a repetir ninguno de los ediles del PSOE. Eso quiere decir que la transformación que se tenía que haber operado antes ha tardado cuatro años. Esto no es achacable a ZEC.

¿Con Pilar Alegría mejorará la relación tras la etapa de Carlos Pérez Anadón?

Sin ningún género de dudas, estoy convencido.

¿Estaría dispuesto a gobernar en coalición con el PSOE después de las elecciones?

A mí lo que me preocupa de Pilar Alegría es la política de tierra quemada que le han hecho sus compañeros. Esa es la preocupación que debe tener Pilar Alegría. Conmigo no va a tener ninguna preocupación. El diálogo va a producirse desde el primer momento.

¿Incluso para gobernar juntos el Ayuntamiento?

Para lo que haga falta. Es un tema que habrá que someter a debate de las bases y a acuerdos políticos, pero yo estoy dispuesto, está todo abierto.

¿El escenario electoral de unas generales antes de las municipales puede afectar a la campaña y al resultado?

Yo creo que no. Obviamente, si ganan las fuerzas del cambio, pueden generar ilusión. Pero en los ayuntamientos la gente vota a caras visibles. Por eso estoy muy tranquilo y por eso decimos que vamos a revalidar el gobierno municipal.

¿Se votará en clave nacional, con la crisis catalana como telón de fondo?

Vamos a intentar que unas elecciones municipales se hable del municipio, de políticas públicas, de lo que hemos hecho y de lo que nos gustaría seguir haciendo en el futuro.

Si en mayo no logra la alcaldía de Zaragoza, ¿mantendrá su acta de concejal?

Son decisiones que tienen que ver más con lo personal o con lo que me diga mi organización. Pero no me lo planteo. Pregúntenmelo después de las elecciones.

Etiquetas
Comentarios