Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Un forense advierte en un juicio de la peligrosidad y obsesión de un maltratador con su exmujer

La fiscal pide para él cárcel, alejamiento y libertad vigilada, así como que se le ponga una pulsera de alerta al salir de Zuera.

La línea 23 llega hasta la Ciudad de la Justicia
El juicio se celebró en la Ciudad de la Justicia
José Miguel Marco

"Es peligroso; si no se le trata puede repetir las agresiones". Juan Antonio Cobo, médico forense del Instituto de Medicina Legal de Aragón, recomendó ayer tratamiento psiquiátrico "continuo" y "obligado" para José Luis S. G., un vecino de Ejea de los Caballeros que ya intentó matar a su exmujer con un cuchillo de carnicero en marzo de 2013.

Este jueves fue juzgado de nuevo por delitos de lesiones, amenazas, daños e injurias cometidas presuntamente en septiembre de 2018, escasos días después de haber terminado de cumplir la condena y el alejamiento por la anterior agresión. Ahora se enfrenta a una pena de dos años de cárcel, seis y medio de alejamiento, cinco de libertad vigilada con una pulsera electrónica y el mismo periodo de tratamiento médico ambulatorio.

La fiscal y la abogada de la acusación, María Guiu Castillo, consideran imprescindibles estas penas accesorias a la de prisión dada la peligrosidad del acusado, tal y como puso de relieve el médico forense en la vista oral.

Según el profesional, José Luis S. G., de 60 años, tiene un "trastorno obsesivo" con su exesposa que le hace estar en "continua rumiación" de su obsesión. Además, tiene un bajo control de los impulsos y una baja capacidad a la frustración. A todo esto se añade un trastorno bipolar que se traduce en que cuando está deprimido está poco activo pero cuando entra en la fase maníaca pasa a la acción, tal y como señaló el forense.

En cuanto a su imputabilidad, expuso que el estado mental del acusado supone una merma relevante en el control de los impulsos pero no le impide conocer lo que hace ni está desconectado de la realidad.

"La Justicia puede aislarlo, pero lo normal es tratarlo, pues si no empeorará", indicó. "El tratamiento psiquiátrico debe ser continuo. La otra opción es meterlo en una burbuja de cristal de por vida", ironizó Cobo al ser preguntado en la sala de vistas sobre qué recomendaría.

Sintomático de esta obsesión fue la declaración inicial de José Luis S. G. al ser preguntado por su exmujer. "Es mi esposa. Aún estamos casados por la iglesia católica", dijo, ignorando que están divorciados desde 2014.

El acusado reconoció que el 19 de septiembre se acercó hasta la casa de su exsuegra (en la que vive su exmujer desde hace tres años), aunque dijo que "no sabía" que esta última estaba allí. También negó que la amenazara : "Te voy a matar no se lo digo a ninguna mujer", dijo. Y también que la insultara: "De llamarla hija de puta no me acuerdo". Sí que admitió que pegó "una" patada a la puerta, pero no que derribara a golpes y la sacara del marco. "Entré en la casa porque me abrieron desde dentro", mantuvo. En la misma línea, declaró no recordar que se abalanzara sobre su exesposa y la agarrara con fuerza de los brazos.

Gritaba insultos y la amenazaba

Pero su testimonio fue contradicho en lo fundamental tanto por la víctima como por un vecino que presenció todos los hechos. Relató que desde que José Luis S. G. llegó ensangrentado al portal del inmueble (le habían pegado en un bar), se puso a llamar al timbre del portero automático insistentemente. "Gritaba constantemente 'hija de puta, ábreme la puerta que te voy a matar'. Subió hasta el rellano y, pegando golpes mientras repetía las mismas palabrotas, echó la puerta abajo", declaró el vecino. Su intervención y la reacción de la víctima, que logró empujarlo fuera la vivienda, evitaron daños mayores.

La mujer trasladó a la juez el temor que tiene a que su exmarido acabe con su vida y dijo que aquella noche pensó que iba a matarla. "Me dijo que me mataría cuando le diera la gana", recalcó. Por eso, a preguntas de la acusación, trasladó a la juez que hace muchos años que la atemoriza. "Miedo lo tengo siempre. Yo vivo con miedo", manifestó.

Etiquetas
Comentarios